Espierre

Ruta 4

Por tierra de Biescas

Ruta 1 · Ruta 2 · Ruta 3 · Ruta 4 · Ruta 5 · Ruta 6

San Bartolomé de Gavín

Ruta 4:
Por tierra
de Biescas

Espierre

San Esteban es una iglesia románica del siglo XII. Conserva el ábside con sencillos canetes bajo el tejado. El resto de la construcción ha sido reformada en varias ocasiones.

Amigos de Serrablo intervino en el año 1986 en su restauración.

Arquitectura popular: La casa Lacasa es un modelo de casa-patio rodeado de yerberos y la vivienda en si. Presenta chaminera cilíndrica con espantabrujas. Son frecuentes las puertas decoradas en el dintel o en la clave con la inscripción del dueño o la fecha. La casa Otal presenta escudo rematado con una cruz.

Los piqueros (albañiles) de Espierre eran conocidos por su profesionalidad y el buen acabado de sus trabajos.

San Juan de Espierre

Estrechamente relacionada con San Bartolomé y San Pelay, está la ermita de San Juan, próxima a Espierre que representa el modelo más primitivo de iglesia serrablesa. Se accede por pista de tierra.

Nuestra Asociación actuó en los años 1992, 1995 y 2008.

Leyenda: Cuentan que durante una epidemia de peste desapareció la población que rodeaba esta iglesia. Solo sobrevivieron dos abuelas, que fueron acogidas una en Barbenuta y otra en Espierre. A cambio, estas dos localidades heredaron las tierras pertenecientes al núcleo de San Juan (“leyenda de las dos abuelas”, presente en varios lugares, y que justifica la propiedad de las tierras de dudosa justificación).

Santa María de Espierre

De pequeñas dimensiones, planta rectangular y puerta de ingreso con arco de herradura. Aunque se encuentra en estado ruinoso destaca el suelo empedrado de gran belleza. Se accede por pista de tierra.

Amigos de Serrablo intervino en 2004.

 

Santa María de Gavín

En el pueblo de Gavín fue destruida durante la Guerra Civil su parroquia de Santa María. Los restos del ábside fueron trasladados al parque municipal de Sabiñánigo; todas sus piedras fueron numeradas para ser recolocadas de nuevo en su nueva ubicación, bajo la dirección de Julio Gavín. La cubierta era de bóveda de horno y en el exterior presenta el friso de baquetones y cinco arcos ciegos.

Arquitectura popular: apenas queda alguna borda original en la parte baja del pueblo que fue completamente reconstruido tras la guerra civil.

 

Monasterio de San Pelay

En las proximidades de Gavín se encuentra el monasterio de San Pelay. En él se aprecian nítidamente dos iglesias yuxtapuestas a diferente altura, la más pequeña a modo de cripta y conservando parte del ábside semicircular con tres arquillos ciegos en el exterior; un espacio abovedado transversal comunica las dos naves a través de una puerta con arco de herradura. También se adivina una estancia rectangular, que podría ser el dormitorio del monasterio.  

Aunque su hallazgo arqueológico es relativamente reciente, la toponimia “San Pelay” ya sugería a los habitantes de la zona que en ese lugar debió existir en el pasado algún cenobio. Resaltar el valor de la tradición oral en muchos casos como este, que permiten descubrir restos arquitectónicos.

Se accede por pista de tierra

San Bartolomé de Gavín

Unos kilómetros al norte, tras desviarse de la carretera de Cotefablo, se encuentra la iglesia mozárabe de mediados del siglo X, San Bartolomé que antaño debió ser un poblado. El templo es de una sola nave terminando con ábside rectangular, aunque la única fábrica original conservada es una parte del muro sur y su torre-campanario, que se comunica con la nave con una gran arcada de herradura; el tejado, a cuatro vertientes, se cubre con bóveda esquifada, y en el exterior aparece debajo del tejaroz el clásico friso de baquetones y ventanas ajimezadas de tres arquitos de herradura; en la parte inferior, dos rosetas en cada cara y ventanas con arcos de herradura.

Nuestra Asociación intervino en los años 1973 y 1976.

Arquitectura popular:  Cerca de la iglesia, en el bosque, existió una tejería que funcionó hasta 1915 (ver Artesanía de Serrablo, pág. 111).

Yésero

En Yésero se conserva la torre de su primitiva iglesia con una ventana aspillerada de arco peraltado, semejante a las de San Bartolomé, así como la antigua puerta de ingreso, descubierta a finales de los años ochenta.

Arquitectura popular: Aún en pie la antigua escuela con los bajos porticados y un reloj de sol de 1830. La casa Salvador tiene estructura de casa-patio abierto a la calle y dos solaneras superpuestas. La casa Lazarico del XVIII presenta patio abierto rodeado por la vivienda y los yerberos. Chaminera rectangular.

Leyenda: Carmen de Burgos, en su obra Los espirituados, cuenta que casos de brujería eran muy frecuentes en el valle de Tena y que, en concreto, en Yésero había una vieja que hablaba en chino y que lo hacía después de recuperar el habla al morir la joven sobre la que levantó una grave calumnia.