Un Pasado Prometedor

El valle de Acumuer tuvo un pasado prometedor. Bien antiguas son las noticias que se conservan de estos lugares ligados a la dominación de los primeros condes aragoneses. Seguramente tuvo una población más que aceptable para la época medieval repartida en núcleos ahora ya desaparecidos que se unirían a los actuales supervivientes José Miguel Navarro "Geografía medieval de Serrablo". . Tuvo dos monasterios benitos, uno masculino en San Martín y otro de monjas en Santa María y otro con escasas noticias cerca de Larrés.

Pero a medida que el tiempo fue pasando, la marginalidad del lugar le jugó una mala pasada: la del olvido y del abandono.

Esto de arriba viene ligado a una permanente infraestructura viaria que sucintamente voy a tratar de exponer aqui con los pocos datos que poseo, pero que puede ser representativo para los demás valles del Pirineo y los problemas de comunicación terrestre que han tenido a lo largo del tiempo, y los problemas que de ello han derivado.

No voy a remontarme mucho tiempo atrás puesto que la red viaria de este valle de Acumuer debió de permanecer constante en su estado y recorrido desde siempre. Empiezo a medir cronológicamente en este caso a partir del siglo XVIII y para ello me voy a servir de un mapa militar de aquellos años y que fue hecho o aprobado por Simón F. Constanti.

A modo de breve comentario: Un camino o senda parte de Acumuer y se divide en dos ramales: uno de ellos cruza el río Aurín y enlaza con el pueblo de Isín y de allí a Asqués. El otro, no cruza el río, sino que paralelo a él baja hasta Larrés donde vadea allí el curso del mencionado Aurín. Hay que destacar que solo aparece un camino carretero en la comarca y es el que enlaza Jaca con Biescas, y de allí parten caminos vecinales hacia Sallent, hacia Yésero-Linás y el que une la actual Ruta del Serrablo, partiendo desde Biescas, a Orós, Lárrede, Satué y de allí a Yebra y Orús. Todos los demás son caminos o sendas en mejor o peor estado.

Para este valle de Acumuer tenemos noticias del estado de los mismos en el siglo XIX. Parece ser que el río favorecía poco la conservación de los ingenios que los habitantes construían para vadearlo. En el Madoz así nos lo cuenta.

"No tiene puentes y solo en Acumuer y Larrés facilitan su tránsito por medio de unas vigas que con facilidad son arrastradas por la corriente, causando a sus vecinos grandes dispendios."

Todavía en estos días se suele habilitar Un puente móvil de madera para cruzar el río y enlazar así Larrés con la Pardina de Pardinilla. Es un paso de temporada pues cada año acostumbran a construir uno nuevo para el paso del ganado.

En el mismo manual de esta centuria decimonónica volvemos a encontrar noticias en la voz Acumuer que expresa el comentario de esta manera:

"tiene el Aurín muy violentas avenidas que causan estragos considerables en la poca tierra de huerta; cría ricas truchas, anguilas, barbos y madrillas; se vadeo por diférentes puentes de maderos que desaparecen con la mayor facilidad. Los caminos que del pueblo salen en varias direcciones son locales y de herradura, a excepción del que por lo llano conduce al santuario (al del Pueyo). Los demás ofrecen poca seguridud y están en tan nial estado, que puede decirse son un continuo precipicio.

Con esta situación entramos en el siglo XX. Hubo a principios de este siglo un proyecto en Cortes que a propuesta de un congresista de aquellos tiempos sugería que en el plan general de carreteras fuera incluido una de Acumuer a la estación de Sabiñánigo y cuyo texto adjunto a continuación.

Al parecer, y a pesar del respaldo obtenido, no tuvo toda la resolución necesaria para ponerse en marcha con aquellos turbulentos y efímeros gobiernos, y lo cierto es que el valle de Acumuer no contó con un puente permanente para vadear el revoltoso río hasta bien entrado el siglo.

---oOo---

Con la llegada de las prospecciones de gas, a pesar de las negativas consecuencias tanto medioambientales como sanitarias que provocó, la ruta principal del valle mejoró, ya que fue asfaltada hasta pocos metros antes de la presa de Isín. Aunque en Acumuer no han visto el Macadam hasta ayer. Toda una suerte.