Larrés y las familias Ramón y Cajal

Imagen de Garcés Romeo, José

Santiago Ramón y CajalHUESCA:- El pequeño pueblo de Larrés se encuentra enclavado a 912 metros de altitud a la entrada del idílico valle de Aurín a cinco kilómetros de Sabiñánigo. Su población apenas rebasa los sesenta habitantes, que en verano llegan a triplicarse, y sus gentes viven esencialmente de la agricultura y ganadería, trabajando ejemplarmente en la cooperativa por ellos creada hace ya unos años.

En la actualidad, Larrés está adquiriendo gran notoriedad por el Museo de Dibujo instalado en su castillo, y que ha sido creado por "Amigos de Serrablo".

Pero de lo que queremos tratar en estas líneas es de los ascendientes de Santiago Ramón y Cajal y de los descendientes más directos que han quedado en Larrés, además de pequeñas curiosidades. Todo ello es fruto de lo hallado el verano de 1986 en el Archivo Parroquial de Larrés y de algún rato de charla con los más ancianos del pueblo.

Bien es cierto que para muchos poco pueden interesar los ascendientes de tal o cual persona, qué eran, a qué se dedicaban... pero no es menos cierto que si estas cuestiones atañen a un personaje como don Santiago Ramón y Cajal adquieren algo de interés. De cualquier forma es algo curioso y en gran parte inédito. En el Programa de Fiestas de Larrés del año 1982, Enrique Satué ya trató el tema en base al libro de Santiago Ramón y Cajal "Mi infancia y juventud", y a las conversaciones mantenidas con Santos Ramón Tomás, fallecido recientemente. El presente artículo profundiza en el asunto y complementa lo aportado por Enrique Satué, que precisamente constituye el hilo conductor del siguiente apartado.

DEL LIBRO "MI INFANCIA Y JUVENTUD".

Es bien conocido que don Santiago, circunstancialmente, nació en Petilla de Aragón (Navarra) el 1 de mayo de 1852, lugar en el que estaba ejerciendo de médico su padre don Justo Ramón Casasús.

En su libro "Mi Infancia y Juventud" hace varias citas sobre Larrés y sus parientes. A su padre nos lo describe como «un aragonés de pura cepa..., un carácter enérgico, extraordinariamente laborioso, lleno de noble ambición». Era Justo el tercero de cuatro hermanos, y por tanto no heredero, como así lo recoge Santiago: «Hijo de modestos labradores de Larrés (Huesca), con hermanos mayores, a los cuales, por fuero de la tierra tocaba heredar y cultivar los campos del no muy crecido patrimonio tuvo que abandonar desde muy niño la casa paterna, entrando a servir de mancebo a cierto cirujano de Javierrelatre». Más adelante asevera: «no puedo quejarme de la herencia biológica paterna. Mi progenitor disponía de mentalidad vigorosa, donde culminaban las más excelentes cualidades». A los dos años de su estancia en Petilla pudo Justo «comprar modesto ajuar y contraer matrimonio con cierta doncella paisana suya, de quien hacia muchos años andaba enamorado»; era Antonia Cajal, que «al decir de las gentes que la conocieron de joven, era mi madre hermosa y robusta montañosa, nacida y criada en la aldea de Larrés».

Recuerda también a sus dos abuelos. Al paterno, de quien se acuerda de un viaje que hizo desde Huesca a Larrés cuando tenía 14 años, lo describe como «un montañés rubio, casi gigante, de 75 años, admirable por su agilidad y fuerza, quien después de visitar a sus nietos regresaba a Larrés para incorporarse al abandonado pegujal». Del materno escribe «esas brumosas remembranzas tienen por escenario el taller de mi abuelo materno, Cajal a quien, barajando hilos y lanzaderas, de hartas desazones. Porque, al decir de mis parientes era yo entonces un diablillo inquieto, voluntarioso e insoportable». Los dos abuelos son Esteban Ramón y Lorenzo Cajal, respectivamente.

Cita también en su libro a otro familiar, su tío Juan Cajal con el que vivió durante sus estudios en Los Escolapios de Jaca, de quien dice: «El excelente tío Juan, hermano de mi madre, era un hábil tejedor de Jaca, en donde gozaba bien cimentada fama de laborioso y de hombre cabal».

De Larrés tan apenas se acuerda. En efecto, asegura «De mi pueblo natal, así como de los años pasados en Larrés y Luna (partidos médicos regentados por mi padre de 1850 a 1856) no conservo apenas memoria».

Es normal que no sea más preciso en hablarnos de sus familiares de Larrés, así como del propio pueblo, ya que él vivió siendo muy pequeño y luego volvió esporádicamente en alguna ocasión. Quizá Santiago nunca llegó a saber de dónde procedían sus abuelos y bisabuelos, y hasta es posible que de su familia de Larrés perdiera un poco el contacto debido a su vida tan intensa. Pero lo cierto es que resulta curioso ahora ahondar un poco en ello, siquiera sea por la relevancia que su figura tiene.

PROCEDENCIA DE LOS APELLIDOS RAMÓN Y CAJAL

Ninguno de los dos apellidos proceden en este caso de Larrés. El apellido Ramón viene a Larrés procedente de Isín, Cajal procede de Aso de Sobremonte.

El abuelo paterno, Esteban Ramón, ese «montañés rubio, casi gigante», era de Isín, de Casa Miguel Pardo, y al no ser heredero y de casa de poca hacienda se compró una humilde hacienda en Larrés y se casó con Rosa Casasús, que era de Larrés; tuvieron cuatro hijos, por este orden: Antonio (1817), Mariano Juan (1819), Justo (1822) (el padre de Santiago) y Simón (1828) (el abuelo de Santos Ramón). El segundo apellido de Justo, Casasús, sí que es originario de Larrés, pues el abuelo materno de éste, Pedro Juan Casasús, era de Larrés y estaba casado con Maria Casasús de Senegüé (contrajeron matrimonio en este pueblo en diciembre de 1779). El nombre de la casa donde nació Justo. Casa Pedro Juan, queda pues muy claro. La familia que ha quedado en Larrés por esta parte se ha derivado por Simón Ramón, abuelo de Santos Ramón.

El apellido Cajal procede de Aso de Sobremonte. El abuelo materno de don Santiago, Lorenzo Cajal, vino de Aso de Sobremonte a casarse en Larrés con Isabel Puente de Casa Mancebo, Casa que en ese momento cambia pues el apellido. En esta casa eran practicantes y barberos, las actividades textiles las trae el abuelo de Aso, quien en 1818 era sindico procurador del Ayuntamiento de Larrés. Este matrimonio tuvo seis hijos: Apolinario (1804), el heredero que se quedó en la casa, Juan (1807), Melchor (1809) que murió a los pocos días de nacer, Alberto (1810), Lorenzo Silverio (1815) que también murió al poco de nacer, y Antonia (1819), la madre de Santiago. La familia de Antonio que ha quedado en Larrés ha sido por parte de su hermano mayor Apolinario, casado en 1825 con Orosia Jánobas de Cartirana. Apolinario Cajal siguió el oficio de tejedor de su padre; en 1823 era secretario del Ayuntamiento de Larrés. El segundo hermano, Juan, es el que hospedó en su casa a Santiago durante su estancia en Jaca.

VIVENCIAS EN LARRÉS

Los padres de Santiago Ramón y Cajal nacieron ambos en Larrés. Justo Ramón Casasús nació el 6 de agosto de 1822 en Casa Pedro Juan, en la que eran labradores; Antonio Cajal Puente nació el 13 de julio de 1819 en Casa Mancebo, casa de tejedores. Los dos fueron bautizados en la Iglesia parroquial de Larrés y confirmados el 26 de septiembre de 1830 por el obispo de Jaca don Pedro Rodríguez. Justo y Antonia se casaron en la misma iglesia el 11 de septiembre de 1849.

Justo, ya desde pequeño, tuvo que servir en otras casas, pues la suya no era de gran hacienda y él además no era el heredero. Sus primeros balbuceos en el campo de la medicina los dio sirviendo de mancebo a cierto cirujano de Javierrelatre. La casa donde sirvió, Casa Albeita, todavía se conserva en al actualidad.

Tanto en una casa como en otra, el número de moradores oscilaba entre seis y ocho. Así en 1826 figuraban en Casa Pedro Juan: Esteban Ramón, Rosa Casasús, Dionisia Ramón, Isidro Ramón, Juan Ramón y Justo Ramón. En casa Mancebo: Lorenzo Cajal, Isabel Puente, Apolinario Cajal, Orosia Jánobas, Juan Cajal, Alberto Cajal, María Gracia y Antonia Cajal.

En la década de 1820 a 1830 contaba Larrés con 40 casas. Concretamente, en 1830 era 224 habitantes.

Como se ha indicado más arriba, Justo y Antonia se casaron en septiembre de 1849 en Larrés. El 1 de mayo de 1852 nacía en Petilla de Aragón Santiago, aunque buena parte del embarazo fue pasado por su madre en Larrés y, desde luego, como asegura el señor Miguel Laguna (el más anciano del pueblo) al mes y medio del alumbramiento Antonia ya se vino a su casa de Larrés. O sea, no nació Santiago en Larrés de pura casualidad.

En 1854, don Justo se traslada a Larrés, según su hijo Santiago «halagado con la idea de ejercer la profesión en su pueblo natal, rodeado de amigos y parientes»; pero, según el ya difunto señor Santos Ramón, tuvo roces con el Ayuntamiento y se marchó pronto(concretamente estuvo un par de años), Uno de los «roces» debió de ser, según nos asegura el señor Miguel Laguna, que don Justo quería proponer para unas elecciones a diputados a un candidato de fuera y el Ayuntamiento proponía otro candidato, por lo que se enrarecieron las relaciones y decidió marcharse de su pueblo.

Quien sí nació en Larrés fue el segundo hijo del matrimonio, Pedro que llegó a ser catedrático de Medicina en Zaragoza.

Lo cierto es que en 1856 la familia Ramón y Cajal se va definitivamente de Larrés, y sólo volverán de vez en cuando por ver a la familia.

Los más ancianos del lugar, el señor Miguel Laguna y la señora Silvina Piedrafita, todavía recuerdan alguna visita de Santiago y Pedro a Larrés portando «abrigos negros y sombreros» y el repique de campanas por tan ilustre visita. Téngase en cuenta que veranearon varios años en Jaca, sobre todo Pedro. Tanto el señor Miguel como la señora Silvina, se acuerdan perfectamente de que acudieron alguna vez a la consulta que tenía en Jaca don Pedro.

El señor Santos Ramón recordaba haber oído que en algunas visitas infantiles a Santiago le gustaba mucho ir a enredar a un huerto de la casa paterna (Pedro-Juan), que hoy pertenece a Casa Chuán de Puen. Asimismo, relataba que en una visita de los dos hermanos (Pedro iba más a Larrés, sobre todo a ver a su tío Simón) ya en la fama, «los de Larrés escondieron al maestro, don Emilio (se refiere a don Emilio Belío Pardo de Casa el Maestro que había nacido en 1877), pues los ilustres visitantes tenían interés sobre la marcha de la escuela...». Parece que en esta ocasión los de Larrés se excedieron un tanto.

DESCENDENCIA ACTUAL EN LARRÉS

Arbol genealógico de los Ramón y Cajal.La descendencia de ambas familias ha sido numerosa. Hoy, tanto en Sabiñánigo como en Larrés quedan numerosas personas con esos apellidos y que descienden de los hermanos de don Justo y doña Antonia. Concretamente en Larrés son dos las casas que tienen descendencia directa. Por un lado en Casa Gregorio donde el pariente más cercano ha sido hasta hace poco tiempo don Santos Ramón Tomás, que era hijo de Félix Ramón, primo hermano de Santiago. Don Santos falleció el pasado mes de agosto a la edad de 89 años; estuvo casado con Micaela Pardo López que era de Ainielle. Este matrimonio ha dejado hijos en Larrés y Sabiñánigo. Por otra parte, las personas más cercanas a la familia de los Cajal siguen siendo de Casa Mancebo (la casa natal) de doña Antonia Cajal, y concretamente son dos mujeres, Eliodora Cajal de 82 años y Presentación Cajal de 80. Estas hermanas son nietas de un primo hermano de Santiago Ramón y Cajal.

Hoy en Larrés se recuerda con orgullo que aquí nacieron los padres y un hermano de nuestro Premio Nobel, y que éste no lo hizo de pura casualidad. Los ascendientes de Santiago Ramón y Cajal nacieron y vivieron en este rincón serrablés. Sus ocho bisabuelos fueron de Isin, Aso de Sobremonte, Larrés, Acumuer y Senegüé. Con toda la razón pudo escribir don Santiago de su padre que era «un aragonés de pura cepa».

Larrés debería dejar patente de alguna manera que allí nacieron los padres de Santiago Ramón y Cajal. En otros sitios, con menos motivos lo airearían a los cuatro vientos.

ANEXO DOCUMENTAL

(Los siguientes documentos han sido transcritos de los Libros conservados en el Archivo parroquial de Larrés, y debo dejar constancia de la amabilidad de don Ángel Aranda y don Jesús Burguete al facilitarme el trabajo. Muchas gracias).

1.- Partida de matrimonio de los abuelos paternos de don Santiago. Día doce de diciembre de mil ochocientos once contrajo matrimonio con las solemnidades requeridas por el Santo Concilio de Trento, Esteban Ramón soltero hijo legitimo de Matías y Maria Pardo cónyuges y veYsin, con Rosalía Casasús soltera hija legítima de Pedro Juan y María Casasús cónyuges y vecinos de Larrés, habiendo precedido las tres canónicas moniciones, ante mí el infrascrito regente; y el día veinte y uno de enero de mil ochocientos doce oyeron la Misa Nupcial y demás bendiciones. Fueron testigos Manuel Villacampa casado y Manuel Latorre soltero ambos de Larrés, de que certifico Blas Pérez Regente.

2.- Partida de nacimiento de Antonia Cajal. Día trece de junio del año mil ochocientos diez y nueve nació una niña hija legítima de Lorenzo e Ysabel Puente cónyuges y vecinos de este lugar de Larrés, y en el día siguiente fue bautizada solemnemente en esta iglesia parroquial de dicho pueblo por mí el infrascrito rector, a quien se le puso por nombre Antonia. Abuelos paternos Pedro Cajal y Francisca Marín de Aso de Sobremonte. Maternos Juan Puente e Ysabel Satué vecinos de dicho Larrés. Fue padrino Apolinario Cajal a quien advertí el parentesco espiritual y demás obligaciones y firmé Joaquín Biesa.

3.- Partida de nacimiento de Justo Ramón. Día seis de agosto de mil ochocientos veinte y dos nació y en el mismo fue por mi abajo firmado solemnemente bautizado Justo Ramón hijo legítimo de Estevan y Rosalía Casasús; aquél hijo legítimo de Matías y María Pardo de Ysín, y ésta de Pedro Juan y Maria Casasús. Fueron padrinos Ramón Satué y Josefa Gracia a quien avisé el parentesco y obligaciones. Pedro Miguel Oliván (Rector).

4.- Partida de matrimonio de Justo Ramón y Antonia Cajal. En el lugar de Larrés, provincia de Huesca, Obispado de Jaca, a once de septiembre de mil ochocientos cuarenta y nueve, yo el infrascrito cura párroco del mismo casé y desposé por palabras de presente a D. Justo Ramón hijo legítimo de Estevan y Rosa Casasús, labradores, con Antonia Cajal hija legítima de Lorenzo e Ysabel Puente, tejedores, todos vecinos de Larrés, y los contrayentes naturales del mismo y solteros; habiendo precedido todos los requisitos necesarios para la validez de este contrato matrimonial. Fueron testigos D. Manuel Villacampa, Albeitar y Julián Bergua maestro de instrucción primaria ambos naturales y vecinos de Larrés. Y por ser vedad firmé la presente en Larrés a doce de septiembre de mil ochocientas cuarenta y nueve Miguel Labadía.

5.- Partida de nacimiento de Pedro Ramón Cajal. En el lugar de Larrés, provincia de Huesca. Obispado de Jaca a veinte y cuatro de octubre de mil ochocientos cincuenta y cuatro yo el infrascrito Cura párroco del mismo bauticé solemnemente a Pedro Ramón nacido a las once de la noche del día próximo anterior, hilo legitimo de D. Justo y D.ª Antonia Cajal cirujanos naturales y residentes en el mismo. Abuelos paternos Estevan Ramón y Rosa Casasús labradores vecinos de Larrés; y maternos Lorenzo Cajal e Ysabel Puente tejedores vecinos del mismo. Fueron padrinos Apolinario Cajal y Micaela Cañardo naturales de Larrés siendo testigos Julián Bergua y Blas Gracia naturales y vecinos de este pueblo. Y para que conste firmo el presente en Larrés veinte y cinco de octubre de mil ochocientos cincuenta y cuatro. Miguel Labadía.