Unos villancicos dedicados a Santa Orosia, del siglo XVII

El culto a santa Orosia o Eurosia en estas montañas es un hecho de sobras conocido, auque no lo son tanto sus manifestaciones literarias. En este sentido, hay un género literario menor, el de los villancicos, que es estudiado no solo desde esta perspectiva literaria, sino también desde otros campos, como la musicología o la lingüística. Realizando unas catas en el archivo de la Colegiata de Alquézar, hemos hallado dos villancicos del siglo XVII escritos, en castellano, en honor a nuestra patrona.

Fueron compuestos por Francisco Solana. Pocos datos conocemos de este autor altoaragonés, principalmente villanciquero. Al parecer fue maestro de capilla en la Catedral de Jaca por los años 1660, según Jesús María MUNETA (2004); pasó posteriormente a la Colegiata de Alquézar y terminó sus días en el cargo de Maestro de Capilla en la Catedral de Huesca, falleciendo, casualmente, el día de Santa Orosia, un 25 de junio de 1669.

El estudioso Antonio DURÁN GUDIOL (1959) nos aporta algún dato más cuando dice que "se conservan de Francisco Solana, en el archivo de la colegiata de Alquézar, de la que es posible hubiese sido racionero maestro de capilla antes de trasladarse a Huesca, las siguientes obras: 1) Domine ad adiuvandum, a 8 voces; 2) un villancico a san Lorenzo, también a 8 voces y acompañamiento de órgano y arpa; 3) el villancico navideño A la jácara, jácara nueva, a 8 voces; 4) villancico a santa Eurosia Tocad jacenses alarma, a 8 voces y acompañamiento de órgano, y 5) otro villancico a la misma santa, Pastorcillo dichoso, a 4 voces" (DURÁN, 1959: 129). Tan solo hay que puntualizar que la denominación concreta del 2) es villancico a san Laurencio, Fuego, fuego, llegad, venid, que está imcompleto, y que también se encuentran, de dicho maestro, en el archivo de la colegiata de Alquézar, donde hemos realizado nuestra investigación, el villancico a ocho voces Porque es todo esplendores, incompleto, un cuaderno de ejercicios de composición a cuatro voces.

Así pues, Francisco Solana realizó, según lo dicho, dos villancicos a santa Orosia: 'Tocad, jacenses, al arma' y 'Pastorcillo dichoso'. El primero de ellos está compuesto para ser interpretado por doble coro, arpa y órgano y se trata de una loa en defensa de la santa. Consta de un estribillo de cuatro seguidillas de rima asonante y siete coplas de cuartetas octosilábicas, compuesto en tono de do (NIETO, 2001: 58-60). El segundo villancico, 'Pastorcillo dichoso', consta de ochenta y siete compases de estribillo, una seguidilla compuesta, y unas coplas de tan solo quince compases, ponderando la figura del pastor que encuentra a la mártir; el estribillo está escrito en compás ternario y las coplas en binario, estando todo el villancico compuesto también, como el anterior, en tono de do (NIETO, 2001: 62-64).

Existe una magnífica edición moderna de dichos villancicos realizada por Ignacio NIETO MIGUEL (2001), con transcripción musical y estudio de tres de los villancicos de nuestro autor: 'A la jácara, jácara nueva', 'Tocad, jacenses, al arma' y 'Pastorcillo dichoso'. A continuación, presentamos estos dos últimos, los referidos a santa Orosia, tomados de dicha edición. Como se conservan también las partituras, esperamos volver a escucharlos algún día, tres siglos después, interpretados por voces de nuestra comarca.

Tocad, jacenses, al arma
¡TOCAD, JACENSES, AL ARMA!
--------------------------
[Estribillo]
¡Tocad, jacenses, al arma, / vaya de estruendo, / pues Eurosia se abrasa / de amor inmenso!
Toquen aprisa, toquen / los instrumentos / cuando nuestra patrona / rinde su cuello.
¡Viva la gala, viva! / ¡Viva el esfuerzo! / porque sola una virgen / vence un imperio.
Ciña, ciña, coronas, / lleve trofeos, / pues Eurosia divina / reina en el cielo.
[Coplas]
Una vida esclarecida / debo cantar en acentos, / con que el decir sus portentos / será una cosa debida.
Con pobres fue liberal, / y así infiere mi deseo / que esta reina se fue al cielo / por el camino real.
Como a sufrir su condena, / y en ella constancia vieron, / luego al instante dijeron: / en ésta la virtud reina.
Viendo Cristo, que la amaba, / que con un rey se desposa / no la quiso hacer esposa / porque no quedara esclava.
Y si rigor tan tirano / hizo su cuerpo pedazos, / ¿cómo podía, sin brazos, / dar a su esposa la mano?
Viéndose firme en la fe, / flecha sintió de favor, / y no fue del dios de amor, / aunque de amor de Dios fue.
Silencio, que razón es / no seamos todos tiranos: / ya que le faltan las manos / no es bien quitarle los pies.
Pastorcillo dichoso
PASTORCILLO DICHOSO
--------------------
[Estribillo]
Pastorcillo dichoso, / adelante bello, / que las dichas de Jaca / fuiste el anhelo:
Suerte dichosa, / pues mereces el cuerpo / de Santa Orosia. / (¡Ay, ay, ay!)
[Coplas]
Dichoso pastorcillo/ que en tan extraña bajeza / gozas la mayor grandeza / por un sangriento morillo.
Si por humilde has gozado / dichas tan grandes sin cuento / bien pues estar muy contento, / pues tanto te has levantado.
Tu industria sale del gremio / y ninguno lo embaraza, / pues otro mata la caza / y tú te llevas el premio.
Muy ufano pues estar / en alcanzar tan buen tiempo; / pues llevas de Orosia el cuerpo / no tienes más que llevar.
En un pastoril tabí / has reducido el cristal, / envuelto con el coral / del más hermoso rubí.
Principal debes de ser, / aunque pastor, sin embargo, / veo que dan tan gran cargo / que a tu te da el cargo ser.
Si por pastor mereciste / ser del cielo embajador, / ¡ay, quién se fuera pastor / por tener lo que tuviste!
Aunque es vida tan grosera / como un pastor el vivir / yo me pensaba subir / al cielo si pastor fuera.

BIBLIOGRAFÍA

  • DURÁN GUDIOL, Antonio (1959): "Los maestros de capilla de la catedral de Huesca", Argensola, 38, pp. 107-132.
  • MUNETA MARTÍNEZ DE MORENTÍN, Jesús María (2004): Polifonía de la Ex Colegial de Santa María la Mayor de Alquézar, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses.
  • NIETO MIGUEL, Ignacio (2001): Música para una Colegiata. Villancicos del siglo XVII en Alquézar, Valladolid, Universidad de Valladolid.