Excursión escolar por el Serrablo

David Izquierdo cursa 6º de primaria.

El día 7 de noviembre, el tercer ciclo del colegio Puente Sardas, hicimos un recorrido por el Serrablo.

La primera parada la realizamos en el Mullón (conocido también como la Ralla de Latas). Es un buen mirador. Desde allí podemos distinguir bien la estructura de los Pirineos. De norte a sur vemos: el Pirineo Axial, la Cubeta de Búbal, las Sierras Interiores, la Depresión Media (donde estamos) y las Sierras Exteriores.

Las rocas dominantes son: En el Pirineo Axial, mármol y granito; en la cubeta, la pizarra y caliza; en las Sierras Interiores, la caliza; desde Santa Elena hasta aproximadamente Lárrede, flysch (estratos de arenisca y marga). Bajo nuestros pies tenemos estratos de arenisca de diferente potencia, y alrededor una roca gris que vemos en los barrancos, es la marga. En Santa Orosia, Peña Cancias, Oroel, San Juan de la Peña, hay conglomerado. En las Sierras Exteriores, caliza. La marga se formó con sedimentos que se depositaron en el fondo de un mar que existía aquí en la era Secundaria y primera parte de la era Terciaria. Por eso en estas rocas se pueden encontrar fósiles de origen marino. El relieve que tenemos ante nosotros se formó con el plegamiento alpino en la era Terciaria, y con los fenómenos de erosión transporte y sedimentación. La transformación mayor se ha producido donde hay rocas más fácilmente erosionables, como por ejemplo en la marga, que tenemos ante nosotros en gran cantidad, y que da el nombre al campo de golf Las Margas.

Vemos en la realidad cosas que hemos estudiado en clase: relieve, valle, barranco, cárcava, montaña, sierra, cordillera, meseta, roca madre, tierra...

La presencia de nieve en las cumbres nos indica que el clima cambia con la altitud y con la orientación del terreno: hay más nieve en las partes altas y en las orientadas hacia el norte.

Al cambiar el clima y las clases de rocas (suelo), varía también la vegetación. La vegetación autóctona dominante que tenemos ante nosotros está formada por arbustos como el boj y la aliaga, y árboles como el roble (cajico). A mayor altura, en las laderas sur y oeste del monte Santa Orosia, vemos pinos y robles. En la ladera norte, la que mira hacia el barranco de las Gargantes, hay hayas y abetos blancos. Más arriba vemos bojes, y por encima, la pradera alpina (tasca).

Los cultivos predominantes actualmente son: cebada, trigo y plantas pratenses.

Nos fijamos en los pueblos. Vemos bastantes pueblos pequeños dispersos por el paisaje, situados normalmente en zonas elevadas y soleadas. Sólo Sabiñánigo es grande. Las tierras llanas y fértiles se reservaban para los cultivos. Actualmente estas tierras están siendo ocupadas con urbanizaciones, campos de golf, autovía... Los edificios tenían los muros de piedra y los tejados de losa. Actualmente se emplean materiales traídos de fuera, con lo que las edificaciones pierden su aspecto tradicional. La mayoría de estos pueblos han perdido buena parte de su población.

Los recursos económicos de que disponían nuestros antepasados eran cereales: trigo, cebada, avena, centeno; hortalizas como: patatas, judías, cebollas, tomates...; frutales cuyo fruto se conservaba en invierno: nogal, manzano, peral, membrillero, ciruelos... La ganadería, sobre todo lanar, caprina y equina, y más recientemente, vacuno. Se practicaba la trashumancia entre tierra baja o España (como decían los pastores) y los prados de montaña. Para ello existían las cabañeras. Desde donde estamos se ve la cabañera cerca de la margen derecha del río Gállego.

De los bosques se extraía madera para la construcción, para muebles, para útiles de cocina (podemos ver ejemplares en el museo de Artes Populares del Serrablo) y para vender lejos de aquí, sacando los troncos por el río con nabatas (almadías).

San Pedro de Lárrede.Los nuevos recursos económicos son los que nos dan las centrales hidroeléctricas, la industria y el turismo.

Seguimos la ruta, parando poco después en Lárrede. Vemos la iglesia, de estilo mozárabe. Es del S XI. Está dedicada a San Pedro. En la fachada S identificamos sillares bien trabajados, arco de herradura, arco de medio punto, alfiz, ventana aspillerada, ventana ajimezada, parteluz... Hacia el E vemos el ábside, arcos ciegos, alabastro, friso de baquetones... La planta primera debió de ser rectangular; la actual es de cruz latina, y de la torre, cuadrada. La torre tiene cuatro ventanales triforados. El interior tiene bóveda de cañón, arcos fajones, dobles columnas de lonchas de piedra pegadas a la pared... Frente a la entrada principal hay una casa con dos escudos, correspondientes a los Isabal y a los López. Hacia el E, en un alto, hay una torre fortaleza vigía perteneciente a los Abarca, antiguos señores de estas tierras.

A medio camino entre Lárrede y San Juan de Busa paramos para ver el flysch, y en él, cómo se dobló, cómo se meteoriza y erosiona; la morrena frontal del glaciar que bajó por el valle, un valle en artesa, la vegetación del soto del río, las partes del torrente de Escuer, los corriminentos de tierras en la vertiente E de Punta Güé...

La siguiente parada la hacemos en San Juan de Busa. Parece que este monumento es la parroquial de un antiguo poblado medieval. Su planta es rectangular, rematada por un abside semicircular. No tiene torre. Sus sillares están menos trabajados que los de San Pedro de Lárrede. El abside tiene cinco arcos de medio punto ciegos y un friso de baquetones desde donde el muro continua hasta formar una "v" invertida sobre la que se apoya el tejado. El arco que se sitúa encima de la puerta de herradura tiene decoración vegetal, propio de la religión musulmana. En el interior observamos sobre el muro occidental un ventanal triple con arcos de herradura enmarcados en alfiz (logotipo que adoptó la asociación de amigos de serrablo). Anteriormente debió tener una bóveda de cañón ya que, parece que las pilastras continúan hacia el techo pero, hoy día tiene techumbre de madera.San Juan de Busa

Piscifactoría: Recordamos lo estudiado sobre la biología de la trucha, diferencias entre la trucha fario, la autóctona, y la que hay en el truchero, la arcoiris; observamos unas cisternas grandes que contienen oxígeno. Hablamos de pesca deportiva y sus normas, y de repoblación y sus normas...

Comemos en Biescas, en el parque que hay junto al campo de fútbol. Tras la comida nos acercamos al río. Nos hablan de lecho, cantos rodados, cauce, curso, cuenca, caudal, régimen, aprovechamiento hidroeléctrico, presas, pantanos, expropiaciones, vertidos, depuración natural y mediante depuradoras... Aquí el río parece un canal. Está muy alterado por los humanos. Poca biodiversidad puede contener.

En Santa Elena identificamos las morrenas laterales del glaciar, nos fijamos en la altura que alcanzan y en cómo son los materiales que las forman. Nos fijamos en cómo es el espino amarillo, planta típica de estos terrenos. Vemos la forma que el glaciar dio al valle. Desde el puente de acceso al barranco del Asieso contemplamos la diferencia entre la forma de erosionar un valle por parte de un glaciar y por parte de un río. Vemos lo que es una foz. Nos fijamos en la diferencia de cómo es el río aquí en relación a cómo es a su paso por Biescas. Percibimos de cerca cómo es la caliza. Estamos en un terreno apropiado para simas, cuevas y surgencias.

Llegamos hasta el dolmen. Lo levantaron en el Neolítico. Es un monumento funerario. De estas obras, los arqueólogos obtienen mucha información sobre la vida de nuestros antepasados. Cerca de él vemos los árboles correspondientes al calendario celta, puestos en círculo. Hablamos de Santa Elena, patrona del Valle de Tena. De una pisada suya brotó una fuente. Fue atacada por infieles.
Vemos unas fortificaciones que nos recuerdan invasiones por parte de los franceses. Recordamos el paso de peregrinos por el Camino de Santiago, con la importancia cultural y económica que tuvo.

Finalmente, paramos en el barranco/torrente de Arás. El 7 de agosto del 1.996, por la tarde, una fuerte tormenta caída en la cuenca de este torrente provocó una riada que reventó los muros que detenían las piedras y la tierra. La fuerza del agua era muchísima y arrasó el camping. En esta tragedia murieron 87 personas y 183 tuvieron que ser trasladadas a hospitales. Un científico del IPE de Jaca había escrito en la Enciclopedia Temática de Aragón que esto podría pasar. No le hicieron caso y construyeron el camping. Los muros los han vuelto a hacer. Los profes nos dicen que más arriba del muro que vemos hay chimeneas de hadas.

Éstas y muchas cosas más se pueden estudiar en este recorrido tan bonito. Esperamos que esto que hemos contado anime a otras personas a repetir la experiencia que nosotros hemos vivido.