O Petrolio

El petróleo sigue siendo la clave de la economía mundial...
(escrito en mi aragonés materno)

Dinantes, nusotros tenebanos dos u tres candils de petrolio p’alumbrar-nos en que se feba de noches, pero ichaban más fumo que o tren de mercancías cuan puyaba por a costera de Castiello:

-Eja-lo en o pasillo, que si no afumarás o cuarto -diziba a mía lola.

Pa escusar o petrolio, en tenebanos atros d’aceite, con una mecha d’algodón y tamién ichabanos man d’as tiedas, que las febanos d’as tozas biellas de pin. Ardeban en o tiedero, a lau d’o fogaril. Dimpués llegó a moda d’as lampas de calburo, que teneban dos depositos: en o d’abaxo se meteban as peñas de calburo y en o d’arriba l’augua. Cuan cayeban as gotetas d’augua ento calburo se feba un gas, que saliba por una boquilla, ande se pretaba fuego, fiendo una flameta azuletiada. A ormino se bozaba a boquilla y abeba qu’esbozar-la, punchando-la con una agulleta fina. Por si as moscas, nunca enronemos as tiedas, ni os candils d’aceite u de petrolio, los tenebanos toz a man.

Unas añadas dimpués, ya en a capital, nos alcontremos con a luz eletrica, ¡menuda diferienzia!: feba güena luminaria y no afumaba os cuartos. Dende antonzes os candils y a lampa, los metiemos denzima do parador, pa tener pincho o rezebidor. Nos paizía que o petrolio no serbiba pa cosa, pero ya, ya...

Do petrolio salen muitas cosas: benzina p’os autos, p’os cambions, p’os barcos, p’as calefazions y pa enchegar as zentrals termicas, que fan a luz eletrica, con a que treballan en as fabricas; d’ixo se fan os plasticos y asabelas merezinas; y d’os zeniegos d’o petrolio se fadrucan os betuns p’acotraziar as carreteras y as carreras... Asina que o petrolio ye agora muy importante pa que puedan tartir as fachendas d’iste mundo. Toz os paises lo prezisan, pero nomás unos poquez tien foratos pa sacarlo.

Pa forro i bota os qu’en tien asabelo, están esperraus y no puen mercar as maquinas pa foratiar, por ixo son as compañías d’atros paises más ricos os que fan os foraus pa sacar-lo d’aintro d’a tierra y lo mandan por os caños ent’os puertos, pa carriar-lo en os petroleros por to’l mundo. D’ixa manera os dineros s’esparten entre os amos d’a tierra and’están os pozancos de petrolio, os que fan os foratos pa sacar-lo y os que lo carrían. Sin petrolio no trachinarian as fabricas, ni os tallers, no se podría fer cosa y a miseria camparía por toz os laus.

Os paises sonían con trobar-ne en o suyo terreno, pa fer-se ricos feriando-lo, pero a realidat ye que nomás en i hai en unos poquetes y os atros tenemos que mercar-lo. A os más grans les fa muito goyo mangoniar o petrolio d’otri como sia, por as güenas u por as malas, metiendose en fregaus por asabelos lugars: en o golfo Persico, en Kuwait, en Afganistán, en Irak, en Irán, en Nigeria, en Costa de Marfil... Con a sencusa d’apañar os zancochos que tien, mandan una muntonada de soldaus y d’armas pa zumbar-les a badana, desimulando a falaguera que tien en a capeza: amenistrar o petrolio d’otri pa medrar más, anque pa ixo tienga que churriar a sangre por o suelo...

¡Qué mala ye l’angluzia! Prenzipian di-me-ne una, di-me-ne otra y, a la fin, se trafucan, metiendose en fregaus, que nomás trayen sangre, crebantos y miseria p’as probes chens d’ixos paises. Y tot por un lequido puerco y negrizo que tien debaxo da suya tierra, pero que agora ye a clau da economía d’iste mundo.