López de Osán: Señores de Buesa

Osán, es uno de nuestros pueblos serrableses conocidos principalmente por su proximidad a la ciudad de Sabiñánigo, situado en la margen derecha del rio Basa, lindando con San Roman e Isún por el norte, por el este y sur con Allué y oeste con Sandiás. Se encuentra enclavado a una altitud de 870 m., su núcleo se dispone en derredor de una plaza en la que podemos contemplar varias edificaciones, siendo dos de ellas las mas destacadas, la torre aspillerada de los Villacampa, linaje de gran renombre en Serrablo y también el casal solariego de los López de Osán, del que podemos observar su exquisito alerado conteniendo éste unas antiquísimas y hermosas pinturas y ofreciendo su conjunto un edificio de gran empaque pudiendo asegurar que su interior es un fiel ejemplo de casal infanzón, capaz de trasladar a tiempos pretéritos a todo amante de la historia de nuestras gentes y territorios que dejaron tan gran impronta en nuestro Aragón. En primer lugar deseo agradecer la estupenda atención y disposición de su propietario don Francisco Capablo, para el estudio de su archivo y referencias sobre la historia de sus antepasados los López de Osán. Siguiendo con la descripción de Osán encontramos, dentro del entorno urbano y algo desplazada del resto de edificaciones, la iglesia parroquial de Osán del siglo XV, con posteriores reformas. Presentando nave con ábside rectangular, cubierta con bóveda de medio cañón apuntado con capillas laterales, siendo una de ellas la de los López de la que nos ocuparemos mas adelante, la puerta de ingreso sobre la que encontramos la torre campanario, posee vano ajimezado con arcos conopiales gemelos, encontrándose esta parroquial bajo la advocación de San Pedro.

El reconocimiento de infanzonía de los López de Osán, sería ratificado en el año 1781 por el notario Miguel Royo domiciliado en el lugar de Panticosa, exponiendo que ante el señor Pedro de Bergua vecino de San Julián y alcalde de la varonía de Osán, junto a Andrés Villacampa en sustitución de su hermano Pedro Miguel Villacampa, sindico procurador general de Osán y otros vecinos del mismo lugar. Compareció Don Joseph López y Bergua, vecino y regidor de Osán, requiriendo la notoriedad desde tiempos inmemoriales, de la infanzonía de los López de Osán, que fueron señores de Buesa e infanzones de sangre y naturaleza, con casal y palacio en el lugar de Osán, reconociendo que los ascendientes de Joseph López Bergua, habían estado reputados como infanzones de sangre y naturaleza, poseedores en sus tiempos respectivos del casal familiar de los López, ostentando el escudo de armas, el cual se hallaba en la capilla de Nuestra Señora del Rosario y gravadas sus armas en el propio altar, entrando a la derecha en la parroquial de Osán, consistente en un campo azulado que contiene dos lobos andantes, todavía podemos obsequiarnos contemplando el retablo de los López con sus armas efectivamente, en campo de azur con los dos lobos pasantes en plata dispuestos en palo en el interior, conservado en la iglesia. Todo lo anteriormente reseñado sería aprobado por los presentes tras las pruebas de nobleza presentadas y testificado por Ramón Blasco de Osán y Andrés González de San Roman, levantando acta de todo ello el citado notario Miguel Royo según fuero del Reino de Aragón, esta escritura va enumerando los distintos miembros ascendientes en línea recta, a los que añadiremos los más antiguos investigados en la documentación del archivo de don Francisco Capablo, también los descendientes de Joseph López hasta la actualidad investigados en varios archivos laicos y religiosos, así mismo podemos destacar la escritura de derechos de sepultura que poseían los López en la parroquial de Osán, renovada por Joseph López Bergua, en el año de 1776 ante don Joseph de Asso, canónigo de la Santa Catedral de Jaca, visitador del mismo obispado por el ilustre cabildo en Sede episcopal vacante por el traslado del Obispo de Jaca, don Pascual López Estaun al Obispado de Huesca, indicando que la citada sepultura comprendía el continente de la capilla de Nuestra Señora del Rosario, y desde esta hasta la escalera del coro, y desde la puerta de la iglesia hasta el arco que divide la nave mayor de dicha capilla, en cuyo retablo se ven las armas de los López por triplicado, al remate y los lados de este, habiendo sido sepultados en la citada capilla los ascendientes de Joseph López, aceptando las pretensiones de ofertorio, paz y procesiones por encontrarse todo ello contenido en las antiguas y deterioradas escrituras de derecho de sepulturas que estaban en poder de Pedro Juan Bergua canónigo de la iglesia de Jaca y vicario general de dicho obispado, decir que no resultó denegado el citado derecho por el mandato real de 1787, enviado por orden de su majestad el rey a todas las veredas por la epidemia iniciada en la villa de pasajes la cual no afectó para poder enterrar a los infanzones en el interior de las iglesias.

En cuanto a los protocolos conservados, algunos de difícil consulta por el deterioro infligido en el discurrir de los años, los describiré incluyendo algunas notas junto a los distintos miembros del señorío de los López de Osán. El primer documento y el más antiguo de ellos, pertenecen al año de 1243, nos describe las heredades de Pedro de Muro que lindaban con fincas del hospital de San Juan Ermitaño, un palacio y varios campos, viñas y padules, en el protocolo aparecen: Pedro de Muro, Josef López, Domingo y Sancho de Novalla, García y Taresa Avenyella, Miguel Sarasa, Stephan de Monbaldran, Gil de Osán de Mediavilla, Pedro López y Gil de Selvazano, en el pie del documento aparecen Domingo Beschos como Justicia de Basa y Sancho de Allue como notario, estando rubricado por Fray Pedro López, Abad de Santa María de Gloria. Sabemos que este Abad es el mismo que regía los destinos del monasterio de Santa María de Gloria, fundado el año anterior en la población de Ara en memoria de los vizcondes de Bearn, por Augerio de Olorón, esposo de Ferrera contando dicha fundación con la aprobación del Obispo Vidal de Canellas, los monjes vinieron de la abadía de Santa María de la Oliva situada en tierras navarras y posteriormente crearon un prioraDetalle del Escudo de Armas de los López de Osán en su retablo. Fotografía de Alfredo lópez to en Santa María de la Peña de Aniés, cedido este santuario por el obispo de Huesca y poniendo al frente al abad Pedro López. El segundo documento nos habla del compromiso adquirido por García Gil de Osán en el año 1248 apareciendo: Ximeno de San Roman, Domingo de Blasco de San Roman, García de Essun, García Baylo de Osán, Fortuño Ena de Osán y Sancho Peña de San Roman. En el año 1358, mediante carta pública Joan de Canyardo y su hermano, ambos vecinos de Fanlo en calidad de herederos de Joana de Canyardo, venden a Fortunyo López de Villacampa, la villa de Buesa por 350 sueldos jaqueses, se nombra también a Exemen Sánchez de Villacampa junto a Lop y Miguel Villacampa, como notario encontramos a Pedro Ximenez de Sardas notario de las juntas de Basa y Serrablo, esta villa de Buesa es la actual pardina de Buesa perteneciente a los López de Osán y en este protocolo se nombran también Arasilla junto a otros términos y castillos en Sarraulo. En fecha de 1360 se llevaría a cabo un documento de empeño y vendición a carta de gracia de un palacio y varios campos en Osán pertenecientes a Jayme de San Román, en favor de los López de Osán, por 400 sueldos jaqueses, aparecen Miguel y Sancho López de Osán, compareciendo también, Jordán de Yebra, Sancho Cañardo y Pedro Ximenez, ante el notario de Serrablo, Sancho Pardo. En este último protocolo encontramos a Sancho López de Osán, quien estaba casado con Sancha Villacampa, quienes en el año 1385 mediante carta publica, vendieron unas casas y viñas de sus propiedades en Buesa a los Villacampa de Osán, apareciendo Sancho López de Buesa en calidad de escudero equivalente a la clase noble en estas montañas altoaragonesas, junto a su esposa Sancha Villacampa, los cuales habitaban por aquel entonces en la villa de Yebra. En el año 1364 se donó un palacio y tierras en Osán a favor de Ximeno de San Esteban. En fecha de 1385 Fortuño Villacampa y Lop de Villacampa habitantes en Villacampa y Bescos respectivamente, ambos señores de Buesa, arrendaron dicha pardina a los hermanos Juan y Ximeno de Buesa y habitantes en la citada pardina, otorgando este protocolo el notario de las juntas de Serrablo y Guarga, Sancho Pardo. De fecha de 1394 encontramos un documento que contiene descripciones de heredades, apareciendo Pedro de Allué como rector de Osán, Sancha López de Navasa, Pedro Gil de Osán, Martín y Pedro López de Osán y Juan de Allué escudero habitante en Yebra. De la descendencia de Sancho López de Osán con Sancha Villacampa encontramos a Ximeno López de Osán que casaría con Martina Pardinilla, tras obtener en el año 1406 una dispensa del Papa Benedicto XIII, mas conocido como el Papa Luna, cuando este actuaba como legado Papal en San Juan de la Peña, monasterio o mejor dicho cuna del reino Aragonés, desde donde se emitió la citada dispensa, siendo Abad del mismo Jerónimo de Ocón, desde 1404 hasta 1410. Se conservan varios documentos de apocas y comandas de los primeros años del siglo XV algunos prácticamente ilegibles apareciendo una del año 1413 en que se nombra a Martín y Pedro López de Osán descendientes de Ximeno López de Osán, junto a Pedro Ferrer y Orosia López de Orna, siendo notario Pelegrin de Lalaguna, habitante en Biescas. En el año 1415 se establece carta pública de vendición, apareciendo Ximeno y Pedro López de Osán, Pedro Pardinilla en calidad de rector de Osán y como notario Pedro Pérez, habitante en Sardas. En el año de 1423 se otorga una comanda de Sancho López de Sarasa, habitante en Yebra a favor de Guillen Maza de Liguerre, también aparecen Jhoan Puyuelo y Pedro Fuertes, este ultimo en calidad de rector. Del año 1425 existe una apoca otorgada por el apoderado del reino sobre la contribución de los valles de Fanlo, Serrablo y Basa, que asciende a 15 florines de oro, como cobradores se nombran a Domingo Gil y Domingo Aznar, ambos de Zaragoza, al notario Eximinio del Castillo también de Zaragoza y todo ello supeditado a las ordenes de Martín Díaz, lugarteniente del honorable Jhoan López de Gurrea, caballero y consejero del rey don Alfonso, que sería el rey don Alfonso el Magnánimo que reinó entre 1416 y 1458, siendo su esposa la reina doña María de Castilla de la que no tendría descendencia. En el año 1441 se otorga documento de vendición de la pardina de Pardiniella en favor de Pedro Pardinilla, siendo este ultimo rector de Osán. En 1421 con fecha 9 de Noviembre se otorga firma de dote por Ximeno López de Osán y su esposa María Pardinilla, en favor de su hijo Martín López de Osán por 400 sueldos jaqueses, sobre los bienes muebles habidos y por haber siendo testigos Domingo de Otal y Fortuño de Allué, habitantes ambos en Sardas, lugar donde se ejecutó este protocolo por el notario García de Fuertes de Fiscal. En el año 1442 Pedro Pardinilla, clérigo del convento de los frailes menores de Jaca y rector de Osan, realizó aportaciones por las almas de sus padres a Ferrando Baguer de Jaca, para la capellania del Señor San Antón, ante el notario habitante en Jaca, Sancho de Arro. En el año de 1492 se llevó a cabo el testamento de Martina Villacampa, mujer de Pedro López de Osán. En el año de 1531 se otorgó una concordia de derechos por los palacios de Noballa, en favor de Pedro López Sánchez de Osán y su hijo Martín López Villacampa, señores de Buesa. También existe otra dispensa para contraer matrimonio, expedida en el monasterio de San Juan de la Peña, durante el abadiado de Jerónimo de Lanuza que abarcó los años de 1537 a 1549, en favor del dilecto Guiraldo López de Osán y María López de Osán y Barangua, esta ultima descendiente tanto de los López de Barangua, como de los de Osán. También se conserva un extenso documento que trata de la carta de vendición de Noballa, en favor de Pedro López de Osán. La citada pardina de Noballa, situada en el valle de Basa, cuyo significado parece provenir del latín Novalis, haría referencia a nuevas tierras de cultivo, en cuanto a su historia sabemos que según el cartulario del antiguo monasterio de Fanlo, se encuentran habitando la citada pardina en el año de 1055 Sancho Gallones y Tibillito, en 1072 el rey Sancho Ramírez vende al Abad Blasco de San Genaro, una porqueriza en Noballa. En el año 1076 Sancho de Noballa, testificaba en la cesión de propiedades en Sarvisé y Oto en favor de Oria, por ultimo sabemos que entre los siglos XII y XIII el Abad Berenguer de Montearagón, cedió unos bienes del citado monasterio en favor de Bernardo y su esposa llamada María, en esta pardina de Noballa actualmente existe una borda de dos alturas fechada en 1871. Para terminar este artículo, pasamos a enumerar la genealogía de los López de Osán y sus herederos en el señorío de Buesa y pardina de Noballa, en sus respectivos tiempos y ordenados por su aparición en los distintos protocolos y documentaciones investigadas. En primer lugar conocemos la existencia de Sancho López de Osán y su esposa Sancha Villacampa , por los documentos practicados entre 1360 y 1385, les sucedió Ximeno López de Osán casado con Martina Pardinilla , según protocolos de 1415 a 1421 y la dispensa matrimonial de 1404, de su descendencia encontramos a Martín López Pardinilla casado con Martina Sánchez, apareciendo en documentos de 1415 a 1421, prosiguen como descendientes Pedro López Sánchez , esposo de Martina Villacampa, según documentos de 1415 a 1540, el testamento de Martina Villacampa y una carta de paz llevada a cabo entre varios habitantes de destacada importancia en la zona de Basa, Serrablo y Caldearenas , auspiciada por don Carlos de Pomar, señor de la baronia de Javierrelatre entre los que aparece Pedro López Sánchez de Osán, y dentro del mismo Documento Jhoan López de Javierrelatre, padre de Pedro López, Alcaide de la fortaleza de Javierrelatre y antepasado del autor de este artículo.

Continuando con la descendencia de los López de Osán, encontramos a Martín López Villacampa que aparece en documentos de 1531, esposo de Catalina Sampietro y finado en 1542, por lo que Catalina casaría en segundas nupcias con su cuñado Juan López Villacampa, procreando a Pedro López Sampietro conocido por documentos de 1542 a 1550, casando este ultimo con Catalina Escartín, de los que nació Pedro López Escartín casado con Ursula Saras de la que no tendría descendencia y que casaría en segundas nupcias con Isabel Fuertes, de los que nacieron Juan López Fuertes desposado con María Grasa, los cuales tuvieron a Pedro López Grasa. El hermano de Juan, llamado Martín López Fuertes, heredaría el señorío y casaría con Orosia Estaun, apareciendo en protocolos de 1642, de estos últimos desciende Juan Fco. López Estaun esposo de Catalina de Asso de los que desciende Juan Fco. López Asso, que en Joshepa de Oros tuvo a Juan Fco. López Oros que estuvo casado con Maria Teresa Latrás, procreando a Martín López Latrás rector de Arto, Lorenzo López Latrás rector de Panticosa, a Sebastián, Antonio, Ramón y Blas López Latrás, de todos ellos sería Blas López Latras quien ostentaría la continuidad en el señorío, casado este último con Francisca de Bergua, procrearía al solicitante de los documentos de infanzonía y derechos de sepultura de los López de Osán, Joseph López Bergua, quien casaría con María González, en quien tendría a Rosa López González casada esta con José López Viñuales de Cortillas, procreando a María López López; de Joseph López Bergua, también descienden María Teresa López González y Ramón López González, desposado con Elena López, de quienes desciende Elena López López, nacida en 1824 y finada en 1893 y Ramón López López de profesión herrero, finado en fecha de 3 de marzo de 1877, estuvo casado con Teresa Arnal de la que tuvo a Ramón López Arnal nacido en 152 y finado en 1857 y a Antonia López Arnal, que vivió entre 1856 y 1915, nuevamente casaría en segundas nupcias Ramón López López con Josefa Pueyo Aso del lugar de Espuéndolas, procreando a Andrés, Manuelina, Santos, Juana y Antonio López Pueyo, sería el hermano de Ramón López López, llamado Antonio López López, quien seguiría en el dominio de los López de Osán, casado con Rita López de Osán, teniendo a José López López, que vivió entre 1825 y 1873 y a Francisco López López, casado con María Josefa Lanaspa Ubieto de Javierrelatre, nacida en 1816 y fallecida en 1897, de los que descienden Antonia, Melchora, Dolores y Juan Fco. López Lanaspa, que nacido este ultimo en 1856 le sorprendería su defunción durante un desplazamiento al barrio de la estación de Sabiñanigo, pasando las propiedades a su hermana Dolores, nacida en 1847 y finada en 1929, habiendo desposado esta el 14 de junio de 1876 con Pedro Capablo Lardiés, nacido en 1846 en el lugar de San Juste de Fiscal, algunos miembros del linaje de los Capablo, ostentaron escudo de armas con campo de bandas de plata y gules. Este ultimo matrimonio adquirió la pardina de Buesa , nuevamente mediante venta pura en 1905, existe una placa en la fachada de un horno, que dice propiedad de don Pedro Capablo el cual sería Juez municipal en 1880, y procreó en Dolores López Lanaspa a: Placido, Ramón, Josefa, Carmen, Francisco, María que casó en 1908 con Manuel Antín Ara de Liguerre de Ara y a Pedro Capablo López nacido en 1883 y casado con Rita López López de Cillas, procreando a: Francisco, Germán, Victoria, Paulina, Adriana, Ángeles que casó en 1947 en Huesca con Lorenzo Pérez Buil y a Pedro Capablo López que casó con Carmen Giral Pérez nacida en 1914 en Lacort, de quienes desciende el actual propietario del casal de los López de Osan don Francisco Capablo, casado con María Carmen Sesé Margalejo. Carmen Giral Pérez casó en segundas nupcias con Francisco, hermano de Pedro Capablo López en 1941, procreando a Angel, Carlos, Pedro y María Carmen Capablo Giral.