¿Qué feban dinantes en un lugar de Sobrepuerto?

A TOZA DE NABIDÁ

- Ixa toza tan gran, no la rajez, éjala pa Nabidá...

Yera costumbre de poner en a tizonera una toza de caxico, o día de Nochegüena y teneba que durar hasta os Reyes.

Ixa noche, l'amo atizaba a toza ent'o fuego, cojeba o porrón con a mano drecha, ichándole o vino por denzima, mientras izía:

- Güen tizón, güen varón, güena casa, güena brasa, Dios bendiga a l'amo y a dueña d'esta casa.

En que se remataba a beilada, a dueña la rujiaba con agua, pa que no ardese de noches y asina duraría pa tos os días de Nabidá.

A zenisa d'ixa toza yera mu güena pa fer a colada y pa ixo s'alzaba en o zenisero, pa cuando se terziase.

OS REYES

Feban días que os montes no se biyeban, ni os campos, to yera blanco. A nieve se cheló y no s'en iba. O sol no calentaba miaja, ni en o güeno día. As calles ya estaban cheladas y denzima cayó a nebadota, asina que, o que s'escuidaba, se cay:eba güenos talegazos.

As vacas y os abríos estaban en as cuadras y os casalizos en as buerdas d'o solano, as Eretas u Lurmo. A toza de Nabidá a punto de terminase y as tiedas ardiendo en o tedero, pa que as mullers no parasen de fer media.

Allá c'allá, l'agüela deziba:

-Zagals, mia si tos ne baz enta cama, que ya ye l'otra hora. Ah, y no tos olbidez d'ejar as botas en o bentañón, pa que tos pongan bella coseta os Reyes, y, tamién, ejales una capazeta con prienso p'os caballos, -añadiba a choben.

China chana, os zagals s'en iban enta cama, con o goyo de que os Reyes sobisen ixa noche, anque abeba tanta nieve.

Al otro día, o primero que s'espertaba correba a mirar enta ventana:

- An pasau, an pasau... - ¿Qué t'han puesto a tú? - Dos barretas de turrón y una zarpada de carambelos... - ¿Y a tú? -O mesmo que a tú.

L'agüela les carrañaba dende a cama:

- Ridiez, zagals, no tos lebantez, que ye mu pronto y güena marcha lleva a leña...

Asina os zagals se quedaban conformaus y se golbeban enta cama con un carambelo en a boca.

A ormino amanezeban as botas con a nieve en caramuello y os Reyes, pa no resfriasen, ejaban as cosetas en o aparador u denzima d'a mesa d'a sala. Y os zagals, con pocas cosetas, se poneban mu contentos...

A FIESTA DE SAN JULIÁN

A fiesta chicota yerapa San Julián, 7 d'enero. Namas acudiban os familiars más allegaus. A brispa se bandiaban as campanas y de mañanas se feba a misa mayor.

Dimpués de cenar, abeba una beilada de tos os vecinos en casa l'alcalde. Os hombres feban abundante poncho pa tos os que quereban bebene, pagau con as perras d'o lugar. Un vecino, a redolín, compraba güen vino en Fiscal. Ixa noche 10 calentaban en una olla gran, mezclau con azúcar. Dimpués 10 ejaban escansar y enfriar.

Siempre abeba bel afizionau que sabeba tocar a guitarra, a bandurria u a cordión, pa fer una miajeta de baile. Otros años con bella gramola. Tamién juaban as cartas u contaban chistes.

A metá beilada, repartiban o poncho pa toa chen, chicos y chacos. Cada uno bebeba o que podeba, a la fin charraban tos y nenguno escuchaba:

- ¿Cuántos basetes t'en as bebito tú? - Lo menos sais, ¿y tú? - Pos yo, ocho cazolés... - ¿Tos alumbro u qué?, -izía l'alcalde. - No, no, ya vamos bien alumbraus con o poncho que nos imos zampau...

Alguno bajaba a güeltas por a escalera. Y, pa forro bota, soleba haber güenas cheleras por as calles u bella nebadota...

A FIESTA DE SAN SEBASTIÁN

Yera o 20 d'enero. Os días d'antes, os mozos y as mozas, carriaban leña enta plaza, ramilIa y buxos, y recojeban por as casas loganiza, güegos, chamón, etc.

A noche de San Sebastián, os mozos plantaban un madero en metá d'a plaza, apilaban toa leña alredor y le pegaban a fuego. Otros bandiaban as campanas sin parar... Competiban con os de Basarán en fer a chera más gran y bandiar más rato, como están enfrente se biyeba y se sentiba to.

Pa rematar, feban una colación tos os chobens con as cosas qu'iban recojiu, alredor d'a brasilada.

As casas d'alredor d'a plaza estaban al tanto d'a chera:

Ya podez apagar bien as brasas, no mueva o cierzo y se lleve bella puma ent'o pajar...

AS NEVADAS

Dinantes nevaba en a montaña más que aura. Dende metá de diciembre hasta fin de febrero no s'en iba a nieve de toa

redolada.

Cuando tos estaban alredor d'o fogaril, izía l'agüela:

- Callarus, callarus... , paize que se sienten as esquilIas en a cuadra. - Pos, mañana amanecerá nevando, y si no ya lo berez...

Y no s'entibocaba miaja. En ixe tiempo, como se ponese o cielo de color de caldo nabos, desenguisa entraba a nevar por os cerros y.as laderas.

L'agüela Orosia se bantaba a primera pa encender o fuego y, o día menos pensau, gritaba dende a cocina:

-Cos, ya tos podez quedar en a cama to que querar, que yai un palmo nieve y está nevando... -No tos cal correr pa soltar os casalizos...

y Miguel pataniaba, mientras se comeba un plato de farinetas:

- Como nieve asina mañana nos llegará a nieve hasta a bragueta y tendremos que abrir camino con as palas pa ir ent'as cuadras. - Y pa que suba o correo, tendremos que salir a fer traña hasta o Plano Sarrato...

Si nevaba con aire, s'amontonaba en as puertas d'as cuadras, dios yerberos y por as calles, ande se feban güenas cuniestras con os turbios que correban.

Hasta que no se feba terreño en os zerraus, no se podeban soltar os casalizos. As crabas igual comeban por debaxo d'as peñas y os zinglos.

A FIESTA DE SANTA ÁGUEDA

Pa Santa Águeda, 5 de febrero, feban fiesta os mozos y as mozas. Unos días antes, os mozos pasaban por as casas a replegar cosas, pa cenar ixe día. Recojeban: longaniza, chorizo, jamón, cecina, leche, chocolate... Con to ixo feban güena cena en a casa d'o gasto d'ixe año, con baile y beilada.

A bispra, os mozos bandiaban as campanas güenos ratos y tamién o día de Santa Águeda.

De tardes, as mozas s'encargaban de fer a cena y, de noches, acudiban os mozos pa fer jolgorio. Cenaban tos juntos en a sala, dimpués apartaban a mesa y as sillas enta un lau pa bailotiar con bella cordión, guitarra u gramola.

As mozas teneban a costumbre de sacar a bailar o mozo que les paizía. En que se cansaban de bailar, paraban pa tomasen un chocolate con torta u pan tostau.

O CARNAVAL

Os mozos andaban liaus con o carnaval, como tos os años. Anque feba frío, se uscaban cualquier excusa pa ir enta fuente: os abríos iban por as calles, entaquí u entallá, cuasi sin sé, namas porque les feba gayo ajuntasen pa charrar. Y as mozas tiraban l'agua ent'o caldero, pa izile a su madre:

- M'en voy enta fuente, que no yai gota d'agua en o cantaro y como bienga padre...
- Anda, pero güelbe desenguida pa fer a cena, no te tienga qu'ir a uscar. - No madre, ya golberé ascape...

En toas as casas pasaba más o menos o

mesmo. Y es que a fuente yera o lugar ande se reuniban os chobens pa preparar os carnavals. Os cantaros y as pozaletas en o canto d'a poza, que paizía o cañizo d'o quincallero. Y os mozos y mozas a charrar y esbarafundiar cosotas de toa redolada:

- ¿Qué femos pa carnaval?, -izía María de Camarrón. - ¿Qué imos de fer?, o d'otros años, ­respondeban tos a la vez. - Busotras uscar casa p'ajuntanos y os cacharros que preciséis pa fer a cena. y nusotros faremos a coleta, -espetaba Antón de Navarro.

Nenguno sacaba a colación os disfraces: ixo lo charraban por separau. As mozas teneban a costumbre de bestisen. d'hombre y os mozos de muller. As caras bien tapadas, pa que no sabesen quien yera.

A mosica pa bailar la feban entre Betuián, que sabeba tocar una miajeta una cordión, que se truja d'Olorón cuando yera choben, y Antón de Navarro, que trastiaba a guitarra. Se l'abeba comprau en a feria Jaca.

As calles amanezión con cuatro dedos de nieve, que, con a chelera que abeba debaxo, feban espatarrar a presonas y abríos. Pero pa chen choben yera o mesmo, en que teneban una cosa en a capeza...

Asina que dion de comer os abríos, as vacas y os casalizos, se reunión en a puerta Lacasa.

- Amos a fer a coleta esta tarde, que as mozas an uscau sitio en a sala d'Unsens, pa fer mañana a cena tos juntos y nos guardarán as cosas en a bodega, -charró Ramón. - Ah, güeno. Pues amos de uscar os trastes pa replegar as cosas: un botico y tres u cuatro cestas.

Empezón a replegar por casa Ferrer, que ye a primera por o barrí alto. Escoltaus por dos mozos que tocaban os cuartizos y Ramón, con dos coberteras biellas; os otros seguiban con as cestas y o botica pa llevar as cosas. Feban güen estropizio por as calles, os perros no paraban de gritar, espantaus.

- Dueña, rnie si le sobra bella cosota: longaniza, güegos, tocino, patatas, chorizo u vino, pa enllenar o botica y a cesta...

Os primeros que respondeban yeran os perros, que gritaban enrabiaus en a puerta. A dueña corría o bentanico pa izir:

- Aura mesmo baxo. Asperar una miajeta, a ver si trabo algo.

Denseguida baxaba con o delantal refaldau y un charro de vino en a mano:

- Mia si tenez prou con ixo... - Gracias, dueña, con ixo y una miajeta más, faremos mañana a cena y, o que sobre, pa colación.

- Pos, que lo pasez bien...

Una casa detrás d'otra y as cestas, con caramuello, no cabeba cosa más. Dimpués 10 escargaban en casa d'Unsens, pa que les ne guardasen pa'l otro día. Se despidión y s'en fuen a dormir.

Al otro día, as mozas s'encargón de preparar a cena. Dende metá tarde, prenzipión a fogoniar en a casa d'o gasto. Les aduyó l'agüela Rebesinda, que tamién feba a cena p'os de casa. Preparón una caldereta de patatas, longaniza, chorizo y bel troz de tocino betiau. De proste, arroz con leche y poncho.

Os mozos acudión ya de noches y namas trujeron a fambre:

- Mozas, ¿cómo va a cena? - Mientras preparaz a sala, s'acaba de fer. Encender as velas y poner vino en os porrons. No tos estez mano sobre mano... - Aura mesmo lo femos. Busotra alantar o fuego que a fambre ye güena.

En que pasó un rato, empezón a servir a mesa. Tamién enbitón a os de casa y os mosicos, asina se congraziaban con tos.

- A yo, ichame os tropezons, o caldo ichalene a Antón, que le fan mal as muelas, -izíba Ramón.

- Tú te comerás o que te caiga y no pidas o d'otri, respondeba Manuela. - Pasa o porrón, Antón, que se me seca o garganchón...

Asina, dímene una, dímene otra, se fuen comiendo o guisau. A bulla aumentaba en ixa noche estrelada, pos o vino mezclau fermentaba...

- ¿Quién en quié una miajeta más?
- No tos apurez, si en sobra, feremos colación.

Dimpués, güen tazón d'arroz con leche y güenas charretas de poncho:

- Tú yes negro, yo soy blanco y en atripa te me zampo...

Ramón, que yera o que mangoniaba to, espetó:

- Aura, amos a disfrazanos. Os mozos, ent'o patio y as mozas, ent'a1coba. Y busotros, Beturián y Antón, preparazos pa tocar, que desenguida golbemos...

Os mozos se fuen poniendo as sayas que s'iban dejau en o banco d'o patio, un pasamontañas negro y a toca denzima. As mozas no paraban d'esbarafundiar mientras se golbían hombres por unas horas. Chaquetas y pantalons de pana, camisas de caimo y boina.

- Venga, Beturián, tocar que ya estamos preparaus...

Pegaba dos trucos en a guitarra y prenzipiaan con un pasodoble. Os mozos, sentaus alredor d'a sala, esperaban a que salisen as mozas, pa sacalos a bailar.

Denseguida saliban as mozas (aura mozos), se daban una güelta por a sala y se paraban deban dio mozo (aura moza) que les feba goyo. Nadie podeba negase, tos a bailar. No charraba nenguno, pa que no los descobrisen. Asina, ratos y ratos bailando, cambiando de pareja a ormino, hasta que no podeban más y s'en iban enta cocina. Escalibaban o fuego, una miajeta acotolau y feban güena chera.

Prenzipiaban o juego de quién yera quien. S'estopiaban con os esclofitos, a ver quien podeba aguantar más sin reise u quejase, que yera a manera d'escobrise.

Dimpués a esbarafundiar tos a la vez, a izir fatezas y a reyisen. Una güena cazuela de poncho en o canto o fuego y a beber con as charretas:

- No'n po mas, m'en i bebito sais... - Pos yo, ocho. - Yo, nueve...

Paize que s'an empeñau en contlas, mientras charran tos y nenguno escucha. Os más falsos prenzipiaban a marchar, con as risas d'OS que se quedaban:

- Pa ixo tanto fanfarrionar y aura n'on pue más.. - Quio, espera una miajeta u t'aguarda l' agüela con as tenazas...

O fuego s'apagaba, as brasas s'enronaban en a zenisa. Dentro un rato saldría Rebesinda a regolber o calibo, pa enzendelo otra vez y fer as farinetas p'almorzar...