La iglesia de Basarán.

Basarán es uno de los lugares despoblados de Sobrepuerto, que fue vendido al Patrimonio Forestal del Estado en los años 50. A finales del siglo pasado llegó a tener 15 casas abiertas, más la abadía y la vivienda de la Escuela, totalizando 104 habitantes en 1850, que quedaron reducidos a 44 en el censo de 1950 y estaba totalmente deshabitado en 1960.

Constituía ayuntamiento propio hasta 1920, disponiendo de maestro, cura y secretario. En la actualidad depende de Broto. Fue repoblado de pinos en varias zonas de su monte habiéndose formado un tupido bosque en gran parte de su termino.

Además de la iglesia, al N. del pueblo estaba situado el antiguo cenobio de S. Urbez, que aparece citado en documentos del siglo XI y también tenía las ermitas de San Blas y de la Virgen, hoy totalmente hundidas.

La iglesia de Basarán fue noticia en los años 70 por el traslado de parte de su obra a la estación invernal de Formigal (la primera piedra se colocó el 7 de junio de 1972, inaugurándose unos años más tarde), donde se construyó una replica de la original, añadiéndole una torre copiada de Lárrede. El lado positivo de este hecho puede ser el inmortalizar el nombre de Basarán, con el recuerdo de su importante iglesia, aunque el acierto estético-artístico quede al juicio de cada cual y pensamos que los monumentos deben permanecer en el lugar donde fueron construidos, manteniéndolos debidamente restaurados.

Era una iglesia típica del mozárabe altoaragonés del siglo X, según A. Durán Gudiol, aunque otros autores, como A. Canellas y A. San Vicente, la clasifican en el siglo XI, como iglesia románica, con características de mozarabismo. Estaba dedicada al Salvador y constaba de dos naves rectangulares desiguales, comunicadas entre sí por un amplio arco y cabecera con dos ábsides semicirculares de distinto tamaño, con los característicos arcos murales y friso de baquetones.

Se iluminaba con una pequeña ventana situada encima del ábside mayor y otra en el hastial de los pies de la iglesia. Su techumbre era de madera, con tejado de lajas de piedra a dos vertientes, de distintas dimensiones. La nave principal en épocas recientes, se cubrió con un falso techo de yeso, bajo la armadura de madera.

En sus orígenes se componía de una única nave rectangular, con su ábside de cinco arcos murales, pero debió añadirse otra de menor altura por el N., rematándola con un ábside menor, de tres arcos murales, de idéntica factura. Así lo demostraban las uniones de los muros por la parte exterior. Otra posibilidad es que existiesen dos iglesias paralelas, con advocaciones distintas (S. Miguel y S. Urbez, según documentos de 1044) y más tarde se uniesen.

En épocas más modernas se construyó la sacristía, tapando parte de ambos ábsides. En el conjunto de iglesias de Serrablo, sólo en la de Lasieso se repite el modelo con los dos ábsides.

El ábside mayor estaba decorado con pinturas murales de transición al gótico, con la figura central del Salvador, desaparecidas a consecuencia de la humedad y el desgaste natural. En el Museo de Arte de Cataluña hace unos años, vimos expuesta una "Maiestas Domini" (siglo XII), de madera policromada, registrada con el n.º 3927 y procedente de Basarán. ¿Cómo ha llegado hasta allí?

Tenía una sólida torre, de planta cuadrada y tejado a cuatro vertientes adosada a la fachada S., cerca del atrio, con bóveda semicircular, que daba acceso a la iglesia, a través de una puerta con arco de medio punto. El suelo era de grandes lajas de piedra, con varias sepulturas, sobre las que había inscripciones, según atestiguan varios informantes. Al lado de la fachada E. se encontraba el cementerio y en la plaza de la iglesia había un crucero cilíndrico o "barrón".

Informantes.

  • Luis Fernández Fuster, Maestro de Basarán de 1941 a 1945 y Dr. en Arqueología, residente en Madrid. Como alto cargo de Información y Turismo apoyó el traslado de la iglesia de Basarán a Formigal.
  • Lorenzo Pardo Sanromán, descendiente de casa Lorén de Basarán.

Documentacion:
Canellas, Ángel; San Vicente, Ángel: La España románica: Aragón.Ed. Encuentro.,Madrid. 1985. Vol. 4..
Durán Gudiol, Antonio: Arte Altoaragonés de los siglos X y XI.C.A.Z.A.R.,Sabiñánigo. 1973.
Durán Gudiol, Antonio; Buesa Conde, Domingo J.: Guía Monumental y Artística de Serrablo.Edición de Amigos de Serrablo.,Sabiñánigo. 1981.