Los López, Señores feudales de Baranguá

Desde los orígenes del reino de Aragón, cuya alta cuna correspondió al real monasterio de san Juan de la Peña y con su primer monarca Ramiro I, se iniciaría una ardua tarea de repoblación en todo el territorio. Siendo este principalmente ocupado por gentes de origen navarro que harían extensivo a algunas zonas del nuevo reino, su idioma eusquera dando así nombre a varios de nuestros pueblos como Javierrelatre, Rasal, Baranguá, etc.

El antiguo poblado de Baranguas como era conocido desapareció a mediados del S. XVIII, se hallaba situado al este de la conocida como pardina de Baranguá viejo, donde hoy sólo quedan los vestigios de su antiguo palacio que fue pasto de las llamas en el pasado siglo, y su arruinada iglesia cuyo culto estuvo dedicado a san Quirico y a santa Julita dicha iglesia fue aneja de la de Arto y tras ella existe un pequeño cementerio en el que reposan los restos de los antiguos señores de Baranguá. El Baranguá viejo se encuentra limitado por Ibort al norte, monte de Fanlo e Ipiés al este, Javarrella al sur y Arto al oeste y en el mismo término de Baranguá se encuentra el llamado Puente de Fanlo al que acompañan dos casas, y una ermita que estuvo .dedicada a santa Ana, actualmente todo este conjunto está llamado a desaparecer por la ruinosa estampa que presenta exceptuando el puente acertadamente restaurado.

El señorío de Baranguá y Puente de Fanlo correspondió al renombrado linaje de los López de los que entre sus muchos ilustres descendientes se encuentran santa Vicenta María López Vicuña y Don Salvador López Arruebo. Maestro y verdadero garante en la perdurabilidad de la historia Baranguasense, y a la cual también aportaría su gran obra, un monje del real monasterio de san Juan de la Peña. Oriundo de Baranguá llamado Juan de Baranguá autor del memorial de san Juan de la Peña y de la kalenda de Baranguá.

El primer señor de Baranguá de quien tenemos noticia fue Don Pedro López de Ipiés que aparece en el fogage de 1495 como señor de Baranguá y Puente de Fanlo y a través del mismo censo sabemos que Pedro y Martín López probablemente parientes de dicho señor habitaban en el mismo lugar y que del mismo apellido, había dos alcaides en las inmediaciones uno, en el lugar de Arto llamado Ximen López y el otro seguramente antepasado del autor de este artículo, llamado Pedro López en el lugar de Javierrelatre.

Alcaide de su fortaleza en el año 1495. Los López de Baranguá ostentaron el escudo de armas consistente en un único cuartel que contiene un roble de sinople, con un lobo pasante de sable a su pie.
Escudo que también se encuentra en otros puntos de las montañas de Jaca, valle de Tena, serrablo etc., aunque sin duda este de Baranguá parece tener, una mayor antigüedad por la rudimentaria forma que presentan las figuras que lo componen. Continuando con la genealogía de los López de Baranguá encontramos según la investigación llevada a cabo en el AHP de Huesca que el año de 1532 Juan López se enseñoreaba de Baranguá disponiendo en las capitulaciones matrimoniales de su hijo y sucesor Ximeno López en las que le otorgaba para el matrimonio con María Pérez de Orna 350 sueldos jaqueses y algunos bienes muebles además de nombrarle heredero universal con la condición de no vender ni empeñar las casas y el palacio de Baranguá pero en el caso de que Ximeno falleciese sin tener descendencia masculina. El señorío, correspondería a su otro hijo llamado Martín, Juan López tuvo otras tres hijas de nombre no documentado. El año 1550 Ximeno López otorgó comanda en Jaca de 350 s jaqueses en favor de Juan Borruel mercader de Jaca. No recaería el señorío sobre Martín López ya que tras el homicidio cometido en la persona de su hermano Ximeno, sería su otro hermano Guiralt López el próximo señor en el año de 1576. En el siguiente año doña Juana Garasa viuda relicta de Ximeno López y doña María López viuda relicta de Guiralt López efectuaron nombramiento para el cargo de justicia de Baranguá en favor de Juan López Villamana en presencia de mossem Domingo Sanvicente rector de Sabiñánigo y de mossem Martín de Ara vicario perpetuo de Ara, Martín López López hijo de Guiralt sucedió a su padre también víctima de homicidio, corría el año de 1576 en que Martín López junto a sus hermanos. Domingo López alias (morrano), Pedro López y María López esta última viuda de otro Pedro López adquirían compromiso de tutoría de sus sobrinos e hijos de estos dos últimos, llamados Lorenzo e Isabel de catorce años de edad debido al también homicidio perpetrado en Pedro, esposo de María López. Acontecimientos de extrema gravedad sufrirían, los López a finales del siglo XVI, que pronto se verían contestados mediante la demanda por homicidio impuesta, por Martín López López junto a sus hermanos contra Pedro de Mur, infanzón de Latrás y habitante en Arto, así mismo se demandó a Miguel Acín, vecino de Orna por el homicidio cometido en las personas de Miguel López y su hermano Pedro padre de Lorenzo e Isabel López.

Martín López López señor de Baranguá, impuso en el año 1585 una demanda junto a los vecinos de Ibort con su rector Martín Abarca al frente contra los vecinos de A vena por la deuda contraída de 1144 s jaqueses dicha demanda se efectuó ante don Damián Garcés, arcediano de la cámara de la seo de Jaca. Los últimos acontecimientos del s XVI que conocemos son la permuta que en el año de 1593 hacían Miguel Ciprés de Arto con Lorenzo López de Baranguá, por la que este último cambiaba un campo que poseía en Arto, con cargo de un cuartal de trigo, pagadero a la cofradía de s Salvador en la sierra de Estaún, por otro campo que Miguel Ciprés tenía en Baranguá, tras el palacio del señor y confrontando con otro del mismo señor de Baranguá.

Iniciando el s. XVII, el año de 1613 Martín López señor de Baranguá y esposo de Leticia Garasa, otorga dote de patrimonio, a su hijo Pedro López para ser promovido de sacras ordenes integrando dicha dote las rentas y usufructo de la casa y mesón del Puente de Fanlo, por valor de 1000 sueldos jaqueses y por tiempo de un año, en el mismo acto otorgó loación de patrimonio Gerónimo López hermano de Pedro y esposo de Catalina Oliván. La cual junto a Leticia Garasa las dos viudas señoras de Baranguá tenían en comanda de don Juan Sanz de Latrás, conde de Atarés, 660 sueldos jaqueses. En el año de 1648, doña Catalina Oliván nombró como procurador a Martín Villacampa de Senegüé y adquirió el compromiso de tutoría sobre los bienes y personas de Antón Félix y Elena Oliván hijos de su hermano Juan Oliván de Javierre de la Garganta lo que daría lugar a un pleito con los Isabal de Lárrede. En el año 1651, don Pedro López como señor de Baranguá tenía una comanda de los jurados y primiciero de Baranguá por valor de 3187 sueldos jaqueses. Jusepe López de Baranguá, en el año de 1662 en compañía de, Martín López de Fanlo habitante en el palacio de Fanlo y señor de Armaba y también junto a Miguel Estaún de Ara. Otorgaron comanda en favor de los ilustres Deán y canónigos de la catedral de Jaca por valor de 3600 sueldos jaqueses. En el mismo año de 1662, el licenciado Martín Oliván, canónigo de la catedral de Jaca arrendó a Jusepe López las décimas de las pardinas de Bailín y Larbesuela por valor de 600 sueldos jaqueses y por tiempo de 6 años. En fecha de 1666, se llevaron a cabo los capítulos matrimoniales de Miguel Juan López hijo este de Martín López y Leticia Garasa con asistencia de don Pedro López señor de Baranguá para contraer matrimonio con Ana Ciprés hija de Juan Ciprés y Jerónima Villacampa de Arto

El mencionado Jusepe López, justicia de Baranguá en el año de 1671 otorga capítulos matrimoniales en favor de su hijo Domingo López para contraer matrimonio con Librada Estaún hija esta de Miguel Estaún de Ipiés, por medio de los protocolos otorgados por Jusepe López sabemos que era hijo de Miguel López y estaba desposado con Elena Casbas. En el próximo año de 1673 don Pedro López Garasa señor de Baranguá otorgaba procura en favor de Lorenzo Melchor Garasa infanzón cosindico de Zaragoza. El mismo don Pedro López, en fecha de 1690 otorgaba tributación de casa en favor de Domingo Lasaosa de A venilla. Avanzado el s. XVIII, todavía se les guardaban numerosas prerrogativas a los que fueron señores de Baranguá como se puede apreciar en un protocolo del año 1799 por el que sabemos que ante don Pedro Lasaosa, justicia y juez del señorío temporal de don Pedro López. Se comprometía Josef López al pago de los derechos de dominicaturas, como habían hecho sus antepasados a don Pedro López y dicho todo esto, a una señal de la cruz le juró que sería, su fiel y leal vasallo. En cuanto a los descendientes de los López de Baranguá que hicieron volato a otros lugares tenemos las genealogías de las ramas que parten de don Pedro López Osanz, entre las cuales se encuentra la familia de santa Vicenta López Vicuña y la de los López que moraron en Matidero y Bara. Pero estas ya han sido dadas a conocer en los brillantes artículos publicados por Teresa Ferrer en esta misma revista y por don Santiago Broto en ,diario del Alto Aragón. Por lo que aportaré en el presente artículo la genealogía de la rama troncal de los López de Baranguá, y la nómina de los señores y herederos del señorío, y también me gustaría apuntar, que del matrimonio de don Mariano López Aznar, del cual no se tenía noticia documental, pude localizar la partida de su matrimonio canónico por lo que sabemos que se celebró en la iglesia de nuestra señora de la Virgen del Carmen de la catedral de Jaca, el 9-5-1866. Exponiendo, la mencionada partida. Que don Narciso Barrio dignidad de Arcipreste de la catedral desposó y casó a don Mariano López de edad 29 años natural del pueblo o casa llamada de Baranguá, hijo legítimo de don Mariano y doña Florentina Aznar con doña Pelegrina Pueyo, natural de Jaca de 27 años hija de Vicente Pueyo y doña María Rosario Sabater, Vecinos de Jaca apareciendo en calidad de testigos don Francisco Lasoz y don Mariano Carilla, vecinos de Jaca.