La Fundación del monasterio de San Martín de Cercito

Siempre había tomado por ciertas las exposiciones científicas que nuestros graves y agudos historiadores contemporáneos tenían escritas acerca de la fundación de tan memorable monasterio. Me preocupé primero en leer sus conclusiones y me despreocupé después, teniendo por ciertos aquellos importantes episodios contados y avalados por documentos y una considerable bibliografía de ayer y de anteayer.

No voy a poner en duda a estos esforzados y prolíficos historiadores pero, en esto, que en otros libros las cosas que hasta ahora eran tenidas como ciertas han sido traspuestas.

Hasta el momento pensaba que San Martín de Cercito había sido fundado en tiempos del conde aragonés Galindo Aznárez II hacia el año 920 en una considerable campaña expansionista consiguiendo apoderarse de la villa de Acumuer después de una batalla con los hombres de las guarniciones de dos castillos que por allí había. Al parecer dos fortalezas musulmanas que se llamaban Santa Cruz de Eresún y el castillo Panificu. Se cuenta que el monasterio de San Martín debió de estar situado al sur de la actual población de Larrés y también se expone en muchos libros la famosa leyenda de la cacería condal.

Ahora utilizo la versión del doctor Briz Martínez y, aunque hay muchas cosas iguales, cosa evidente, observo como muchos datos y además de gran importancia para el tema que ocupa, son... como lo diría, distintos.

El famoso abad pinatense anota que fue fundado este monasterio cercitense por el conde Don Galindo con decreto del rey Don Garci Iñiguez que firma el acto como rey de esta tierra, que como sabemos está bien dentro de Aragón. Pero seguidamente resalta que fue fundado tres leguas más arriba de lo que se extendía su condado. Si este rey Garci Iñiguez, el primero, murió por los años del 802, como asegura el ilustre zaragozano, el origen de San Martín de Cercito fue en el siglo VIII.

Reconoce Briz, sin embargo, que no faltan autores que alargan la fundación de esta casa a los tiempos del segundo García Iñiguez, hijo de Arista. Además añade que el gran Zurita puso otro conde de Aragón llamado don Galindo en aquellos tiempos. Y termina este apartado asegurando que tan solo el segundo de los condes de Aragón se llamó Galindo y concurrió con García Iñiguez el primero y después no hubo otro conde alguno que se llamase Galindo.

Respecto a la fecha, cosa que también trata el antiguo rector, nos dice que la era no está bien entendida. Se ha de advertir, que dicho privilegio (el de San Martín de Cercito) no es un solo acto, sino muchos incorporados y unidos juntos y que todos son pertenecientes al monasterio de San Martín de Cercito, pues este instrumento se titula: Hoc est Cartuarium Sancti Martini de Cercito, concluyendo su escritura el escribano diciendo: Facta Cartula donationis Ecclesiae 3 nonas Iulii, regëte Comite Galindone Aragoë, Garsia Eneconis in Pampilona. Y de esto no hay otra data ni tiempo, así lo asegura el prelado. Prosigue el dicho cartulario, y a lo último, el escribiente, que junta en uno todos aquellos actos, pone la era, que es más delante de los tiempos del segundo Garci Iñiguez, a saber en el año 921 viviendo el rey Don Sancho el Mayor, (¿?) del cual es el último privilegio de este cartulario.

Algo más adelante, el también diputado aragonés Briz añade que el monasterio de San Martín de Cercito fue fundado junto a la villa de Acumuer y fuera de los límites del condado, como ya se ha señalado antes. Edificó el edificio con abad y monjes de San Benito y lo dotó con muy ricas posesiones. Seguramente, debido a esto, llegaron a tomar las armas los lugares circunvecinos por pretender cada uno de ellos tener su iglesia en su término. Propone que fue entonces cuando se fundó la villa de Acumuer, muy vecina al monasterio, y que en ella se incorporaron los dos lugares que tenían la contienda: Eresún con su buen castillo de Santa Cruz y Cercito con otro castillo llamado Panificu.

Resumiendo lo dicho anteriormente: Que es cosa extraña que el conde Galindo Aznárez II, habiendo existido como tal, fundase el monasterio de San Martín de Cercito en el año 920-921 puesto que el último conde aragonés fue Fortuño Ximénez cuya hija casó con el rey Garci Iñiguez, el segundo, corriendo los años 872 al 877, fecha en que al parecer este rey murió de forma violenta.

Y que para el 920-21 no había conde de Aragón siendo estas fechas tiempos de reyes Abarcas.

Que hubo una lucha entre los condales cristianos y los musulmanes que dominaban el valle de Acumuer es también poco probado pues no se habla para nada de ello. Lo cierto es que los conflictos territoriales eran algo común a la fundación de monasterios y aquí además por una intromisión condal en un territorio que no le pertenecía, pues su límite estaba a tres leguas más abajo, en Senegüé, tal vez, como ponen los documentos, aunque está a algo menos de esas tres leguas un pueblo de otro. En la fundación el monasterio de Navasal, en tiempo de los godos, ya hubo enfrentamiento similar al de este de Cercito.

Que el monasterio de Cercito estaba muy cerca de la villa de Acumuer.

Cada cual que elija al historiador que mejor le parezca.

Y por último, como refiere nuestro erudito abad de San Juan, lo más importante para nosotros los serrableses, que dice:

"Este de Cercito o Acumuer, fundado por el conde Galindo, ha sido de tiempos muy antiguos, y lo es ahora, con todas sus rentas, sujeto a San Juan de la Peña, cuyo edificio ha llevado el río de pocos años a esta parte."

Sin duda una mala noticia y casi se puede dar por cierta, pues esta desgracia, si no ocurrió en tiempos de este abad, no sería mucho tiempo atrás.