Revista SERRABLO Edición Nº 117 Septiembre 2000 - Un fragmento del Museo de Dibujo "Castillo de Larrés".

Sumario

Editorial

José Garcés Romeo

Mil años de historia de los valles de Serrablo y Fanlo (958-1958).

José María Establés Elduque

Un fragmento del Museo de Dibujo "Castillo de Larrés".

Ana Puyol Loscertales

Religiosidad popular en el Serrablo tradicional.

Enrique Satué Oliván

Justo Ramón Casasús.

Fernando Solsona

Pedro Ramón y Cajal (1854-1950).

Fernando Solsona

Acerca del turismo en el valle de Tena y ribera de Biescas.

Raúl Lardiés Bosque

Trashumancia de los Valles de Serrablo y Nocito a la Tierra Llana.

Mª. Pilar Fuertes Casaús

Sobre el tejado.

Leonardo Puértolas Coli

Huesca: Los Abarca, señores de Serué

Santiago Broto Aparicio

La ciudad de Dios.

Federico Díez Arranz

Noticias.


Amigos de Serrablo
Anterior Siguiente

Un fragmento del Museo de Dibujo "Castillo de Larrés".

Obras desde 1900 a 1936.

Ana Puyol Loscertales

[Anterior entrega]

JUAN JOSÉ GÁRATE CLAVERO (1870-1939), pintor turolense de signo académico concordante con el arte oficialista, favorito del mecenazgo institucional, que se practicaba en la época, de lo que se benefició para obtener encargos, becas y ayudas (pensión de la D.P.T. para formarse en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, –creada en 1846 producto del desglose, junto a la Escuela Superior de Arquitectura, separada dos años antes, de la Academia de San Fernando de Madrid– , y por parte de la misma entidad para estudiar en Roma desde 1890). Fue galardonado con numerosas medallas en exposiciones nacionales e internacionales: segunda medalla en la Aragonesa de 1885, tercera en la General de Bellas Artes de 1895, segunda en la Nacional de 1904, galardón en la Hispano-Francesa (1908), oro en la Internacional de Panamá de 1916... También ostentó cargos y nombramientos relevantes: profesor de Color y Composición en la Escuela de Bellas Artes de Zaragoza desde 1897, y al año siguiente, miembro de la Academia de San Luis.

Su plástica trata un abanico de temas muy variado, no así en técnica, practicando fundamentalmente óleo y acuarela. El entorno aragonés ejerce en él una influencia constante y manifiesta en la caracterización de tipos populares, portadores de los usos y costumbres que los definen por el lugar en que han nacido. Al hilo, no hay que olvidar el contexto y clima derrotista que azotaba España desde el 98 y que derivó en escapismo estetizante y evasivo, o bien, como es el caso, en una interiorización y replegamiento del país en búsqueda de una identidad genuina e incontaminada, que trajo como consecuencia visiones nacionalistas, cuando no regionalistas, que dejaron una fuerte impronta en las manifestaciones artísticas finiseculares y del XX avanzado.

La obra más antigua que el Museo de Dibujo acoge de este autor es DON MARIANO DE CAVIA [628], retrato de torso que data de 1915. Gárate gustó de la práctica del retrato y autorretrato desde niño, y esto justifica el realismo alcanzado en la captación de los tipos. Cavia (1855-1919), zaragozano activo en Madrid como articulista de temas muy variopintos para El liberal, El sol... se encuentra sentado en un sillón que se ofrece de medio lado, parece descansar, su actitud reposada y nada rígida lo confirma. La precisión en el uso de la plumilla, confluye en la elaborada disposición de unos rasgos caracterizadores de la fisonomía madura, aspecto que adquiere mayor relevancia por el hecho de formar sombras moldeadoras de volumen con el mismo toque con que plasma los cabellos, la chaqueta, y que incluso da una idea de las texturas. Apuntar que guarda este retrato un enorme parecido (técnica, encuadre, disposición de retratado...), con uno de Basilio Paraíso hecho por el mismo autor.

ESTUDIO DE DESNUDO (1925) [627] supone un cambio ostensible respecto al anterior, no sólo por tema, técnica y tratamiento de volúmenes; el carboncillo, por su naturaleza y huella, posibilita la construcción de anatomías más rotundas, de volumetrías planas y, en definitiva, de una tridimensional más evidente. La figura, delimitada con línea negra, acusa toda la poética de voluptuosidad, inherente a la representación de anatomías femeninas, que se adjudica a esos años de reafirmación y deseo de comunión con la naturaleza, con el medio. Así, la dama aparece aquí rodeada de una vegetación (juncos), someramente reflejados y que acompañan el sentido ascensional de los brazos y la cabeza de ella, todo lo cual da cierta veta mística al dibujo, que se ve aumentada por el resplandor de luz que baña la parte superior de su cuerpo, mientras la inferior, sentada sobre soporte cubierto por un paño, queda en penumbra.

Aún desconociendo la fecha de ejecución de ESTUDIO DE ÁNGELES [626], lo he incorporado a este estudio por considerar que, siendo que Gárate fallece en 1939, y que este estudio, como el propio enunciado indica, es un boceto preparatorio, todo apunta a su realización anterior a 1936.

Sobre un soporte de tonalidad celeste, ha dispuesto tres representaciones inconexas de angelotes en diferentes poses y actitudes (pero todos de espaldas), en una suerte de ensayo hídico, de academia, en el que se ha centrado en la incidencia y el juego de luces en los cuerpos de los "putti" aplicando realces blancos (quizá con gouache) a las zonas correspondientes con los puntos más directamente iluminados. Mi desconocimiento de la posible aplicación de este ejercicio a una pintura impide que pueda aportar más datos, ya que serían meras especulaciones sin base alguna.

Un desconocido HIDALGO, sin identificar, firma este dibujo que parece realizado a base de tinta china a la que ha dado un toque de color rosado en zonas determinadas de la cara. La fecha: 1917, la apunta el mismo autor en el soporte, bajo su nombre. Todavía no sé exactamente a qué responde esta representación; un señor orondo, de prominente barriga, grande y redonda cabeza, y unos simpáticos bigotes muy "dalinianos" acompañado de una incipiente barba, dotan de sentido caricaturesco al personaje. La gruesa franja negra de la parte inferior del papel quizá pudiera ser una visión estilizada de una calle, con lo cual podría hacer alusión a los tipos populares, callejeros, y vividores que poblaban los cafés de principios de siglo para los ambientes modernistas, estetizantes y decorativistas. Sea como fuere, dicha franja funciona, técnicamente, como recurso visual que marca una impresión espacial dividiendo el fondo en dos planos: vertical de pared y horizontal de suelo.

Una breve reseña enciclopédica, y un pequeño catálogo del propio Museo de Dibujo "Castillo de Larrés", son las únicas referencias que he podido localizar sobre RAFAEL JUTGLAR PUJOL (1889-1961), ausente en los manuales básicos de arte español contemporáneo, de consulta general, que he trabajado. Nacido en Barcelona, se traslada por motivos laborales a Sabiñánigo en 1918, donde permaneció algo más de una década, tras aprender dibujo y pintura en la Escuela de Artes y Oficios barcelonesa, y permanecer por unos años en Cuba, donde trabajó como dibujante proyectista y crítico de arte en el Diario de la Marina; decoró varios edificios siguiendo una estela de pintura oficial. En Sabiñánigo, fue ocupado como proyectista y contratista, participando en la erección de buen número de construcciones de heterogénea naturaleza; aparte emplea su diestra mano en la confección de carteles de fiestas, programas, diseños de logotipos... En 1930 regresará para siempre a Barcelona.

RETRATO DE HUMILDAD BIELSA (1927) [672], es el único ejemplo de este artista que puede verse en Larrés. Representa un dibujo convencional, a modo de retrato realista con dedicatoria, y centrado en la captación de los rasgos faciales de la dama, casi completamente de perfil y embellecida por un peinado de época. Su torso, vestido con un traje levemente sugerido por trazos elementales, está inacabado por la parte inferior, mientras que el fondo, oscuro, recoge una factura muy rudimentaria intentando crear algún atisbo de espacialidad.

Pese a que este dibujo a lápiz azul no parece destacar mucho en resolución, técnica o destreza, otros dibujos de Jutglar localizados en el catálogo antes mencionado, hacen dar un valor mucho más justo de la artisticidad alcanzada en la obra de este dibujante que, durante las primeras décadas del siglo actual, se mueve por los parámetros modernistas y Art Decó, tan potenciados en Cataluña.

Continuará...

Revista SERRABLO
Principio de página www.serrablo.org Anterior Siguiente


© Amigos de Serrablo, serrablo@serrablo.org
Actualización: Lunes, 5/2/2001
http://www.serrablo.org/s117/s117a3.html