Revista SERRABLO Edición Nº 104 junio 1997 - La arquitectura popular en las distintas áreas de Serrablo

Sumario

Editorial
José Garcés Romeo

La arquitectura popular en las distintas áreas de Serrablo
José Garcés, Julio Gavín, Enrique Satué

Vocabulario de Sobrepuerto
José María Satué Sanromán

Sabiñánigo. Serrablo. 1931-1938.
José Carlos Castán Ara

Los Abarca: Señores de Gavín y de Serué
Manuel Gómez de Valenzuela

Diccionario Etimológico de toponimia serrablesa
Antonio Pérez Conte

Veterinaria popular en una pequeña area de Serrablo
José Angel Gracia Pardo

El cañamo
Julio Gavín Moya

Actividad fronteriza en el pirineo aragonés
Pablo Desportes Bielsa

Patrimonio
Fernando Alvira Banzo

Pastorada de Santa Orosia 97
Graciano Lacasta Estaún

Noticias


Anterior Siguiente
La arquitectura popular en las distintas áreas de Serrablo

Generalidades y descripción de sus núcleos.

José Garcés, Julio Gavín, Enrique Satué
Continuación

a) Abellada

Se ubica en la cabecera de un barranco que desemboca en el Guatizalema o vía fluvial del corredor transversal de Nocito; su altitud es de 1.221 m. El núcleo esta constituido por tres casas, dispuestas transversalmente en alineación; la iglesia (ss. XVII-XVIII) queda desplazada hacia el sur, fenómeno frecuente en los núcleos de Serrablo meridional.

Abellada contaba en el s. XVI con 4 fuegos; en la actualidad, el núcleo permanece despoblado desde la década de los años 60.

La pieza arquitectónica más interesante es el molino (fot. 88), situado no lejos del pueblo, en el camino de Nocito a Abellada y a orillas del barranco; similar a una borda, bajo bóveda de medio punto se instala su rueda motriz; aunque ligeramente más grande, es idéntico al de Ainielle.

b) Azpe

Dominando a 1.250 m la margen septentrional de la canal transversal Bara-Nocito, el reducido núcleo se estructura en torno a un solo eje; la iglesia queda desplazada -como es casi norma en Serrablo meridional-, esta vez hacia el norte. Su estado es de ruina prácticamente total.

MADOZ da para Abellada y Azpe a mediados del siglo XIX una población global de 17 fuegos, con 126 almas. En la década de los años sesenta, se consolidó el éxodo total de sus gentes.

Destaca una casa fuerte de comienzos del s. XVII, en estado ruinoso, con puerta de arco de medio punto, matacán sobre ella y aspilleras. Otro dato reseñable es una curiosa alineación de grandes lajas verticales hincadas en el suelo, que delimitan fincas y un camino -fenómeno similar, aunque con bolos, se observa en Bara- (fot. 93).

c) Bara

Está situado en el corredor transversal e interno de la sierra, a orillas del río Alcanadre y al pie de un montículo donde se ubica la iglesia (románico rural remodelado). Su altitud es de 935 m. Las casas se aglutinan sin ejes claros en un núcleo; tan sólo una -casa Escartín- se desplaza del resto; la fuente se sitúa entre ésta y aquél. El estado de conservación de la arquitectura popular es bastante bueno; las casas mantienen su presencia y no se han introducido en ellas elementos impropios del hacer popular. Cabría catalogar al conjunto como de elevado interés arquitectónico.

En el siglo XV, Bara contaba con 20 fuegos, mientras que, según MADOZ, a mediados del XIX había alcanzado 31, con 235 almas; en la actualidad sólo una familia reside aquí todo el año.

Casa Escartín, desligada del resto del núcleo, presenta un gran interés arquitectónico; es un conjunto macizo y tosco, en el que escasean los vanos; el corral tiene por suelo un afloramiento pétreo; la portada es de medio punto, y sus dovelas se articulan por medio de apéndices encajados; en la clave, bajo un motivo floral, se lee: "Martín Escartín año 1714".

La fuente se asemeja a una pequeña capilla abierta; en el exterior, a su derecha, está el abrevadero.

En el núcleo principal, correspondiente a una casa del s. XIX, existe una chimenea troncocónica con dos alturas de salida de humo y espantabrujas. Casa Otín presenta una portada adintelada cuyas jambas imitan toscos capiteles -modelo muy frecuente en SerrabIo meridional-. Casa Periela es otro edificio interesante, esta vez del s. XVI; tiene una portada muy sólida (fig. 37), de medio punto, con clave en la que se inscribe un escudo clerical. Sin embargo, en sus ventanas aparecen en bajorrelieve símbolos precristianos: ofidios y lagartos; uno de estos vanos es poco corriente en la zona (en Biescas aparecen fechados como de finales del s. XVI): arquitrabado, con parteluz horizontal, rematado por una moldura estriada en forma de "U" invertida. En la fachada, hallamos una piedra armera del s. XVIII.

Casa Azor presenta también dos interesantes ventanas: una, pequeña, correspondiente a las cuadras dc la planta baja, de arco apuntado constituído por una sola pieza y otra de cuatro piezas, trabajados el cabezal y la solera con molduras y taqueados. Otro edificio destacable del núcleo es casa José María, una de las muchas viviendas que poseyó la familia de los Villacampa por la comarca. El edificio tiene planta en angulo recto; mientras una fachada se muestra compacta, con portada de medio punto y dos pequeños vanos -uno de arco conopial-, la otra se abre al exterior, con solanera en la primera planta, cubierto y masadería con horno en la baja. Una placa reza en la fachada: "Esta casa es de Urbez Villacampa señor de Artosilla, Borrastre, San/Juste, Ligüerre, Billobas le izo re/deficar su hijo Don Gerónimo año/ 1687 a 16 octubre es bezina de la onor de Nocito".

De gran interés son las bordas, que en este núcleo se ubican en sus dos extremos, siendo más abundantes en el sector occidental; la gran novedad que presentan estos edificios respecto a la arquitectura envolvente es la de haber sido construidos con pórticos que sirven de secadero para el heno (fot. 75-76). Otro dato atípico es la delimitación de una era con bolos ciclópeos -costumbre observada en el camino de Azpe-.

La torre de la iglesia, fechada en 1745, contiene en su fachada un reloj de sol, que presenta la data de 1916.

FECHAS. Casas: 1687,1714, 1868. Bordas: 1872, 1918. Torre de la iglesia: 1745. Reloj de sol: 1916.

d) Bentué de Nocito

Situado en un corredor transversal de las Sierras Exteriores, posee una altitud de 1 .081 m. Las viviendas se alinean frente a la trayectoria solar; en una amplia planicie. El estado de los edificios es ruinoso.

En el siglo XVI, Bentué contaba con 10 fuegos; en el XIX, tenía 6, con 45 habitantes: en la actualidad , se halla abandonado, ya desde la decada de los años sesenta.

Perduran dos chimeneas troncocónicas con doble piso de salidas de humo -una en casa Lloro-; otra es muy estilizada. Abunda el ladrillo en arcos de portadas (fot. 9), hecho insólito en Serrablo; se trata de arcilla cocida en el mismo pueblo, localismo propio de la depresión Bentué-Nocito, donde aquella aflora con abundancia. La herrería , semidestruida, es de aparejo muy sólido, reforzado en las esquinas.

FECHAS. Casas: 1822, 1901. Herrería: 1859.

e) Escusaguat

Mesón situado a 1.065 m de altitud, en la umbría del puerto de Monrepós, junto a la carretera N-330, eje que separa caserío y ermita.

A fines del XV, Escusaguat contaba con 1 fuego; a mediados del XIX, mantenía este fuego, habitado por 8 almas. En la década de los 60, quedó despoblado. Antiguamente, servía como parada de rebaños trashumantes.

Destacan una puerta adintelada con arco conopial, pequeña ventana de similar estructura y horno de pan todavía visible. Adjunta a la casa, existe una borda de trilla.

f) Ibirque

Situado en plena cresta de Monrepós, dominando el valle del Guarga, su altitud es de 1.330 m. Su estructura urbanística adolece de ejes generatrices, desparramándose las viviendas de forma irregular. Su estado es ruinoso.

Ibirque contaba a mediados del siglo XIX con 10 fuegos y 74 habitantes. Permanece despoblado desde la década de los años sesenta.

El hito más representativo de la arquitectura popular del núcleo es la casa de los Otín, de origen infanzón, con escudo de armas ya desaparecido y fechado en 1801.

FECHAS. Escudo: 1801.

g) Nocito

Situado al pie de la cara norte de Guara, en el corredor que se abre transversalmente en las Sierras Exteriores, tiene una altitud de 981 m. Queda dividido en dos barrios por el río Guatizalema, sobre el que se yergue un airoso puente (fot. 92). El estado de conservación es óptimo, aunque abundan edificaciones levantadas como segunda residencia.

Nocito contaba en el siglo XV con 20 fuegos, cifra que se elevó a 28 en el s. XIX, con 117 almas, decreciendo estrepitosamente a partir de la guerra civil, hasta llegar a los 7 habitantes de 1981.

El barrio occidental, donde se ubica la iglesia -portalada de 1850-, gira en torno a una plaza. En él se aprecia una chimenea cilíndrica, de poco alzado, con espantabrujas cruciforme o antropomorfo (casa Lardiés); también se observan tres portadas adinteladas con falsa clave decorada, propias de Serrablo meridional en la segunda mitad del s. XIX. En una de ellas se lee: "Abe María Purísima. Año de 1846" (fot. 45).

El barrio oriental -San Juan- se alinea frontalmente a la trayectoria solar; en él conviven edificaciones humildes con otras de origen infanzón, como lo prueban tres piedras armeras -una de ellas, de los Villacampa, familia extendida por el Guarga y ribera de Fiscal-. Al igual que en el barrio de San Pedro, abundan las típicas portadas adinteladas, construidas en Serrablo meridional preferentemente a mediados del s. XIX; en el dintel de una de ellas, dentro de un medallón que se repite en esta tipología, se lee: "Casa Consistorial. Año 1856". Desde el punto de vista arquitectónico, resulta más interesante este barrio que el occidental.

En las proximidades del pueblo se levanta el monasterio de San Úrbez, que posee una gran casa adosada. Gran portada adovelada de medio punto, fechada y con inscripción; ventanas conopiales (fig. 20) y adinteladas; bonito encanetado, etc. son elementos de interés que se conservan en la casa de San Úrbez, a lo que hay que añadir la importancia en sí de la propia iglesia.

FECHAS. Casas: 1644, 1834, 1835, 1846, 1856, 1857, 1871, 1871, 1914, 1916. Puerta de la iglesia: 1850. San Úrbez: 1629, 1696, 1747, 1780, 1809, 1884.

h) Used

Se ubica en el corredor que discurre entre la cara norte de Guara y la sierra de Aineto, con dirección EW. Situado sobre un pequeño cerro, su altitud es de 1.150 m. La estructura urbana de Used se acomoda a la pendiente del montículo, rematado éste por un roquedo donde se asienta la iglesia (románico muy remodelado en el s. XVII). Su estado es ruinoso.

Used contaba en el s. XV con 7 fuegos; en el XIX, llegó a tener 10, con 74 almas; desde la década de los años sesenta permanece deshabitado.

Perduran dos chimeneas cilíndricas y una troncocónica, rematada por espantabrujas. Aparecen ojos de buey en madera bajo el alero, motivo de inspiración francesa que abunda en el valle del Guarga (Gillué, Cerésola, etc.). Se repite la portalada típica en Serrablo meridional en la segunda mitad del s. XIX: arquitrabada; jambas a modo de pilastras; falsa clave, con volutas en bajorrelieves que forman un medallón, en el que se inscribe la fecha de su construcción. Se utiliza bastante la arcilla o buro, en contra de lo que sucede ordinariamente en Serrablo; la explicación reside en la abundancia con que aflora ésta en el eje Bara-Bentué.

FECHAS. Casas: 1833, 1868, 1870, 1883, 1918. Yerbero: 1873.

Revista SERRABLO
Principio de página www.serrablo.org Anterior Siguiente


© Amigos de Serrablo, serrablo@serrablo.org
Actualización: 09/03/2000
http://www.serrablo.org/revista/s104/s104-1.html