Revista SERRABLO Edición Nº 100 junio 1996 - Falange española de las J.O.N.S. de primera línea de Sabiñánigo hace sesenta años...

Sumario

Editorial
José Garcés Romeo

25 Años de «Amigos de Serrablo»
Julio Gavín Moya

«Amigos de Serrablo»
José Garcés Romeo

Algo mas que unos -amigos-
Carlos Iglesias Estaún

Carta a serrableses
Sebastián Martín-Retortillo

Aportación al conocimiento de las fuentes históricas medievales para la comarca de Serrablo
María Isabel Lapeña

Evolución estética y estructural de las torres patricias en el prepirineo
J.M. Establés Elduque

Junto a cadiera, una sociedad en extinción
Chaime Marcuello

Arquitectura popular de Serrablo
Antonio Beltrán Martínez

Dualidad dinámica
Juan Lacasa Lacasa

Onomástica de Biescas y de Gavín en un deslinde del año 1484
Jesús Vázquez Obrador

A naxetura de samianigo
Oscar Latas

Ibort, en tierras del Gállego
Ricardo Mur Saura

Falange española de las J.O.N.S. de primera línea de Sabiñánigo hace sesenta años...
José Carlos Castán Ara

Saturnino Otín, un piquero del Serrablo
Eugenio Monesma Moliner

Los carlistas en el Pirineo según la tradición oral
Enrique Satué Oliván

La tradición de Santa Orosia ¿un mito osiríaco?
Manuel Benito

Recuperación de los núcleos rurales
Leonardo Puértolas Coli

¿San Pedro patrón de Aragón?
Esteban Sarasa Sánchez

Casetas y casetones
José María Satué Sanromán

El Serrablo y la fotografía
José Antonio Duce

Tendencia europea en la pintura altoaragonesa de la segunda mitad del siglo XV
Mª. Carmen Lacarra Ducay

Julio Caro Baroja
José Luis Acín Fanlo

Se nos ha ido un maestro
Manuel Baquero Briz

Monasterios medievales de Serrablo
José Miguel Navarro López

El molino del Hostal de Ipiés en el siglo XX
José Angel Gracia Pardo

El abad Banzo
Domingo J. Buesa Conde

Pastorada de Santa Orosia 96
Graciano Lacasta Estaún

Noticias

Índice de artículos (Del nº 76 al nº 100)


Anterior Siguiente
Falange española de las J.O.N.S. de primera línea de Sabiñánigo hace sesenta años...

José Carlos Castán Ara

22 de agosto de 1936.
"A las veintidós horas de este día, se celebró un acto en el casino del Centro Instructivo del Barrio de Sabiñánigo, al que concurrieron las personas adheridas al Glorioso Movimiento Nacional en gran número, tomándose la determinación de fundar la Falange Española de Primera Línea de Sabiñánigo e ingresando en ella, en el propio acto, los siguientes fundadores: Herminio Pérez Giménez, José Frías Giménez, Jesús Olavarrieta López, Antonio Latas Pueyo, Frutos Giménez Pueyo, Agustín Giménez Pueyo, Julio Arasanz Arnal, José Gil Oliván, José Laguarta Ballascás y Miguel López Segador; quedando designado Jefe Civil el primero de los nombrados, Subjefe el segundo y, Jefes de Escuadra Olavarrieta y Arasanz.
Todos los fundadores venían prestando ya, desde la iniciación del Glorioso Movimiento Nacional, cuantos servicios les ordenó la Autoridad Militar del citado Barrio, a cuyas órdenes se pusieron al comienzo de aquél."[1]

A media dos de agosto de 1936 la sublevación militar del 18 de julio comienza a convertirse en guerra civil. La guarnición militar de Jaca, compuesta por el Regimiento de Infantería "Galicia" número 19, había tomado partido decidido, desde el primer momento, por la sublevación; su coronel jefe Rafael Bernabeu Masip; su segundo jefe, teniente coronel Gorgojo; y los jefes respectivos de su primero y segundo batallones, comandantes Pareja y de la Vega, habían participado en las conspiraciones previas y gozaban de total confianza entre los mandos superiores de la Capitanía General de Zaragoza y de su Capitán General Cabanellas. Los republicanos concentran sus principales esfuerzos en este primer mes en torno a Huesca, población que pasa por momentos angustiosos desde principios de agosto. Allí acuden la mayor parte de las fuerzas del regimiento jacetano. El que se denominará frente del "Alto Aragón" para los republicanos, frente del "Gállego" para los nacionales y frente "Pirenaico" pa ra ambos es en estos momentos más secundario que nunca. Los primeros grupos de milicianos republicanos se concentran en torno al Puerto de Cotefablo, el Sobrepuerto y la Guarguera: son, en su mayor parte huidos de Jaca y Serrablo (Biescas y obreros de las fábricas de Sabiñánigo), de los pueblos navarros más cercanos y de las Cinco Villas reforzados por pequeñas columnas de milicianos catalanes. Su organización es de circunstancias, su armamento muy escaso y sus primeras acciones, de corto alcance siempre, no se concretarán hasta mediados de septiembre.

Decretadas las primeras movilizaciones de quintas por el mando nacional, paralelamente se comienza a encuadrar paramilitarmente a simpatizantes de los partidos y organizaciones políticas que habían aplaudido la sublevación militar. Son grupos de gentes mandados por militares auxiliares y guardias civiles a los que se les encomiendan en estas primeras fechas funciones de vigilancia, construcción de fortificaciones y represión. Algunos de éstos tendrán una duración efímera, otros perdurarán más tiempo y algunos acabarán convirtiéndose en verdaderas unidades de combate encuadradas dentro del Ejército regular.

En nuestra zona las primeras unidades de voluntarios civiles, siempre con el beneplácito e, incluso propiciadas, de la autoridad militar son las formadas por Acción Ciudadana, partido adherido a la Confederación Española de Derechas Autónomas que crea en Jaca el mismo 20 de julio el banderín de reclutamiento del "Batallón de Voluntarios de Jaca", cuyas compañías llevarían los nombres de los tenientes Soto y Pacheco y del alférez Noriega, oficiales del Ejército sublevado muertos en Jaca en las refriegas del 19 de julio contra los civiles jacetanos y obreros de Sabiñánigo encabezados por el Alcalde de Jaca Julián Mur, por el Diputado a Cortes del P.S.O.E. por Huesca Julián Borderas, por el paisano y ya destacado Antonio Beltrán "El Esquinazau" y por el dirigente sindicalista de Sabiñánigo Torres Escartín. El Alcalde Constitucional de Sabiñánigo y primer alcalde socialista de la localidad Antonio Muñoz se encontraba de viaje en Madrid por cuenta del Ayuntamiento. De corta vida, sólo asumirán funciones auxiliares de vigilancia en segunda línea. Para el mando es designado el capitán del Cuerpo Fiscal de Carabineros Bernabé. Llegarán a contar con su i½÷½i½ "Himno a los voluntarios de Acción Ciudadana" con música de José Híjar y letra de Liborio Portolés.[2]

Encabezados por varios paisanos de Sallent de Gállego y por el Cura Párroco de Lanuza, la parte alta del Valle de Tena formará su propia unidad de voluntarios que con el tiempo será conocida como las "Panteras del Valle de Tena", guarneciendo los pueblos de este valle y entrando frecuentemente en contacto con las avanzadillas republicanas. A partir de 1938 quedarán integrados en la compañía de esquiadores del Batallón Mixto de Montaña de la 3ª Agrupación de la 3ª División Navarra del Ejército Nacional.[3]

También se dejarán notar durante estos primeros tiempos grupos de falangistas riojanos y, sobre todo, requetés navarros como los que recorrerán los valles de Hecho y Ansó enlazando Jaca y Pamplona por la Canal de Berdún asegurando las comunicaciones. El delegado del Requeté navarro en Jaca era Francisco Atán.

Pero la labor más importante de propaganda y de encuadramiento de voluntarios va a ser encauzada por Falange Española, partido político que, de contados apoyos electorales en las últimas elecciones va a pasar a ser una auténtica organización de masas si bien impuesta como partido único. Las unidades que va a formar van a pasar a ser, con el tiempo, verdaderas unidades de combate, aunque siempre con total dependencia y subordinación al mando militar del Sector (cronológicamente en el sector de Jaca: coronel Bernabéu, comandante Pareja, coronel Caso y generales Iruretagoyena y Solchaga)[4].

El 14 de agosto de 1936 se con stituye la "Falange de Primera Línea de Jaca", con efectivos de una centuria[5]. El acto de constitución, solemne como era costumbre en estos casos, se abrió con una misa de campaña en la explanada del Grupo Escolar a la que siguió la bendición de la bandera por el Padre Escolapio Ventura Mínguez. Fue madrina de la unidad la señorita Amparo Pueyo, finalizando el acto con el discurso del Jefe de Falange de Jaca José María Dumás. Con el tiempo pasaría a ser la 1ª centuria de la 10ª bandera del F.E.T. y de las J.O.N.S. de Aragón.

Ya hemos visto la constitución formal de la Falange de Primera Línea de Sabiñánigo, en línea sucesiva a la realizada en Jaca. Los de Sabiñánigo tardarán más tiempo en disponer de bandera propia. Será el 25 de Julio de 1937, festividad local de Santiago, cuando se les haga entrega de una bandera donada por el pueblo de Sabiñánigo y pagada por el Ayuntamiento. Actuó de madrina la señora del general Urrutia, jefe de la 51 división nacional que además presidió el desfile de las fuerzas por la que ya se denominaba calle General Franco. La bandera fue bendecida por el obispo de la diócesis. Con motivo de este acto se concedió por el general Urrutia un permiso colectivo de cinco días. Es en estas fechas cuando la ya organizada 2ª centuria de la 10ª bandera de F.E.T. y de las J.O.N.S. adquirió su máxima expansión numérica y organizativa.

Pero entre el 22 de agosto de 1936 y el 25 de Julio de 1937 había transcurrido un duro año de guerra...

Tres fases bien diferenciadas podemos distinguir en lo que será la actividad bélica de la Falange de Sabiñánigo durante toda la Guerra Civil Española. La primera, desde su constitución hasta el 15 de marzo de 1937, abarca el primer periodo de instrucción, propaganda, incremento del número de voluntarios, vigilancia y servicios de retaguardia y, en orden al seguimiento de la guerra, acciones de descubierta y emboscada, reconocimientos y defensiva en un frente pire naico secundario y sin apenas movimientos. La segunda, desde el 15 de marzo de 1937 al 10 de junio del mismo año, en el frente y sector de Almudévar, verdadera prueba de fuego para los falangistas sabiñaniguenses, donde actuarán con el resto de la 10ª Bandera de F.E.T. de las J.O.N.S. de Aragón por primera y única vez a lo largo de toda la guerra. Y la tercera, desde el 10 de junio de 1937 hasta su disolución el 3 de diciembre de 1938, fecha en la que los restos de la antigua centuria se incorporan a la 2ª compañía del Grupo de Esquiadores al mando del teniente de complemento Juan Ceballos integrados en la 62 división del Ejército nacional, acabando la guerra el 1 de abril de 1939 de guarnición en Ripoll. Durante este largo periodo la Falange de Sabiñánigo, retornada a su frente pirenaico de origen, va a participar en todos los principales hechos de armas de nuestra zona: la toma del macizo de Santasi_ ÿÿÿ (Puerto Orosia para los republicanos) en junio de 1937; la ofensiva general republicana en el Serrablo, septiembre y octubre de 1937, cuando en la pérdida de Biescas la centuria quedará partida en dos y uno de los dos grupos aislado durante todo el invierno de 1937-38 entre Polituara y el Fuerte de Santa Elena; la ofensiva nacional de la primavera de 1938 con la recuperación de Biescas y el resto de los pueblos perdidos en septiembre; el avance por el valle de Broto y del Ara, entrando en los pueblos de Broto, Torla, Fanlo, Vió y la ocupación y limpieza de Sierra Custodia, Cuello Viceto y el Cañón y Collado de Añisclo, ya dentro de lo que se conocerá como "Bolsa de Bielsa", lo cual valdrá a la ya veterana centuria la concesión de la Medalla Militar Colectiva por Orden Circular de 23 de Julio de 1938 y la felicitación del Generalísimo mediante telegrama.

Por obvias razones de espacio sólo vamos a ocuparnos en esta modesta colaboración de la primera de estas tres fases.

A los fundadores de la Falange de Sabiñánigo que hemos visto se les unen hasta finales de agosto de 1936: Carlos López Periel, Esteban Bielsa Rapún, Alfonso Escuer Barcos, Antonio Arasanz Arnal, Miguel Escuer Barcos, Celedonio Cajal Puértolas, Jacinto Lacasta Sánchez, Ramón Roldán Ramón, José Noguera Vengut, Luis Sánchez Coronas, Felipe Fernández Maroto, Gregorio Pes García y Raimundo Lacosta Azón.

Hasta el 14 de septiembre no reciben mando militar que recae en el teniente músico José Alvarez Cancio. Durante estos días intensifican su campaña de propaganda para captar nuevos voluntarios y reciben instrucción militar en Jaca. Estando en este periodo de instrucción son requeridos con urgencia por el mando militar de Jaca el 17 de septiembre y enviados para contener y taponar la primera penetración republicana por el valle del río Basa, evitando que caiga Yebra. Allí quedarán de guarnición 22 falangistas al mando del recién ascendido Jefe de Falange Jesús Olavarrieta. El resto de la centuria, hasta 63 falangistas que y a son en esa fecha, quedan de reserva de sector en Sabiñánigo. El 29 de septiembre, éstos que estaban de reserva en Sabiñánigo (54 en total) son destinados a las posiciones de Lanave y Castillo de Lerés, en el subsector de Orna de Gállego, relevando a la Falange de Jaca que hasta entonces ocupaba dichas posiciones. Aquí van a permanecer hasta el 15 de marzo de 1937. El incremento de voluntarios y afiliados va a ser muy grande durante estos primeros meses.

El 12 de octubre la Falange de Sabiñánigo va a realizar su primera operación autónoma sin fuerzas del Ejército al lado con el fin de reconocer el terreno y recoger el mayor número posible de cabezas de ganado que hubiera en la zona. Dos grupos, uno de diez, mandado por Herminio Pérez y, otro de cinco, al mando del subjefe de escuadra Jorge Urieta, recorren ambos lados del río Guarga partiendo de sus posiciones en Lanave. El primero por la Pardina de Estaún, Mesón de Escusaguá, Sierra de Monrepós y caserío de Alav és y el segundo por los caseríos de Atós y Ordovés. Los de Herminio Pérez toman contacto con una patrulla republicana en idénticas funciones de reconocimiento, ocasión que aprovecha el falangista Antonio Escartín Gracia para desertar con armas seguido de Francisco Romeo Bistué, aunque éste es sorprendido y detenido. De vuelta a sus posiciones Romeo es inmediatamente expulsado de la Falange y para lavar sus culpas se le ofrece la posibilidad de alistarse en la Bandera de la Legión "Sanjurjo". Esta bandera o batallón se había formado en Zaragoza y a su recluta acudieron muchos camuflados y futuros desertores. En el frente de Huesca, durante este tiempo, había chaqueteado ante el enemigo lo que ya produjo las primeras medidas disciplinarias. De vuelta a Zaragoza hubo un conato de rebelión que acabó con más de la mitad de sus miembros en las tapias de Torrero y con la bandera disuelta.

Las posiciones que ocupa la Falange de Sabiñánigo en el subsector de Orna se amplí an durante este mes. Una escuadra se sitúa permanentemente en el Puente de Fanlo. Otras dos escuadras más se establecen en posición en la loma inmediata al puente y al N.E. del Hostal de Ipies, donde queda fijada la plana mayor de la centuria.

El 23 de octubre se repite la operación fallida de la Guarguera. Un primer grupo, al mando del teniente Alvarez Cancio, remonta la orilla derecha del río hasta llegar a Ordovés de donde se retiran con 279 cabezas; dicen "rescatar" diversos ornamentos y vestimentas religiosos. Un segundo grupo por la orilla izquierda. al mando del jefe civil Herminio Pérez, alcanza Alavés y Belarra de donde retornan con 442 ovejas y cabras.

Dos días más tarde el teniente Alvarez Cancio es sustituido en el mando por el cabo de la Guardia Civil José Guirau Giménez y con él se incorporan cuatro guardias civiles más como mandos de escuadra e instructores de la todavía bisoña fuerza. Desde el 17 de septiembre la centuria ya contaba con Ca pellán, el padre Lucio Elpuente Torrente, y con médico, Dámaso Castellón Pina, desde el 29 de dicho mes. No habrá más variaciones en el mando hasta el 14 de enero de 1.937 fecha en la que asume el mando el teniente de Carabineros Higinio Francoy Palacín, hasta entonces comandante militar y jefe del sector de Sabiñánigo. Francoy será ascendido a capitán el 20 de noviembre de 1937 y permanecerá en el mando hasta el 22 de septiembre de 1938. Será sustituido por el alférez provisional de milicias Jacinto Lacasta hasta la disolución de la centuria el 3 de diciembre de 1938.

A finales de octubre de 1936 la centuria cuenta con un cabo de la guardia civil como jefe, cuatro guardias civiles, un capellán, un médico y 85 falangistas.

Conforme se acerca el invierno la actividad en los frentes disminuye y se preparan sólidas posiciones defensivas para aguantar tanto un posible ataque como los fríos de esta zona. Los republicanos, que han ido incrementando sus fuerzas , presionan más en todas las líneas. Todo el mes de noviembre la Falange de Sabiñánigo va a estar inmersa en perfeccionar sus posiciones enterrándose prácticamente Las obras de fortificación de todo el subsector de Orna van a estar dirigidas por el teniente de ingenieros Escartín, de la Comandancia de Jaca. Se culmina el anillo defensivo de Yebra con las trincheras, posiciones y blocaos de San Jorge, Sobás, Santa María, San Román y "la carretera" cubriendo el pasillo de dicha vía desde Sabiñánigo a Yebra. Acabados estos trabajos las posiciones en este pueblo se refuerzan con una sección del Regimiento "Galicia'' y se sustituyen los 22 falangistas por otros 25 procedentes del sector de Orna. Aquí se establece posición defensiva en Jabarrella con 11 falangistas.

En el mes de diciembre de 1936 el despliegue de la Falange española de Primera Línea de Sabiñánigo es el siguiente:

  • -Yebra de Basa: 22 falangistas al mando del jefe de escuadrón Juan Pueyo, una sección de infantería del regimiento "Galicia" y un pelotón de carabineros.
  • - Puente de Fanlo: cinco falangistas.
  • - Lanave: once falangistas al mando del guardia civil Teodoro del Olmo.
  • - Castillo de Lerés: 22 falangistas al mando del guardia civil Matías Fernández.
  • - Jabarrella: once falangistas al mando del guardia civil Miguel Arnal.
  • - Hostal de Ipiés: plana mayor de la centuria y reserva general.

En Lanave se ampliarán las posiciones con un segundo blocao que pasarán a guarnecer los hasta entonces destacados en Jabarrella. Entre las dos posiciones de Lanave se construye el blocao "intermedio" que pasa a ser ocupado por once falangistas al mando del subjefe de escuadra Pablo Sánchez, A mediados de diciembre estas posiciones del sector de Orna se refuerzan con fuerzas del Ejército y carabineros.

El 26 de diciembre cinco escuadras de la Falange participan con importantes fuerzas de infantería y artill ería en una columna que tiene como objetivo limpiar de enemigos la orilla izquierda del Gállego en los términos de Javierre del Obispo, Satué y alturas de Lárrede. Rechazados en esta zona todavía de nadie los falangistas no sufren ninguna baja aunque los militares sí. La primera baja llegará el 7 de enero de 1937 cuando sea herido Manuel Español Exposito por una ráfaga de ametralladora en la posición de Lanave número dos. Pasa el invierno lentamente a partir de estas últimas y ligeras refriegas. La actividad bélica casi llega a paralizarse y la opinión pública española e internacional está más pendiente de lo que ocurre en otras partes, concretamente en el frente de Madrid con la anunciada, pero nunca real noticia de la caída de la capital de España. Sin prácticamente actividad durante los meses de enero y febrero, la consolidación de las posiciones, la fortificación y la actitud defensiva son las razones predominantes en la táctica del mando nacional, no solo en el Pirineo , sino en todo el frente aragonés.

El 27 de febrero de 1937 es relevada la Falange de Sabiñánigo de las posiciones del subsector de Orna por dos compañías de infantería y una sección de artillería de tres piezas. Por primera vez llega la artillería a este subsector. Son concentrados en Sabiñánigo a donde llegarán igualmente los falangistas de la posición de Yebra el 13 de marzo. En este periodo ha habido un importante cambio organizativo con asimilaciones militares de los mandos hasta entonces civiles o de partido; desde el día primero de marzo lo que era la centuria de la Falange Española de Primera Línea de Sabiñánigo pasa a encuadrarse en la Agrupación de Fuerzas de Falange Española de Aragón y con dicha fuerza se organizan las Falanges números 83, 84 y 85, constituyendo la 2ª Centuria de la 10ª Bandera de F.E.T. y de las J.O.N.S, de Aragón. Toda la centuria al completo embarca en tren el día 15 de marzo de 1937 a las 8,15 horas en la estación de Sabiñánigo, lle gando a Almudévar, su destino, a las 14 horas del mismo día, donde reunida toda la 10ª Bandera pasarán a reforzar el frente de Almudévar que por esos días sufre continuos ataques por las fuerzas republicanas.

Huesca, septiembre de 1995

Valgan estas breves líneas para reconocer la actitud y el valor de unos hombres que, al igual que otros, supieron defender hasta el último extremo los ideales en los que creían... sin más.

2ª CENTURIA 1ª BANDERA F.E.T. ARAGON AGRUPACION DE FUERZAS DE F.E.T. Y DE LAS J.O.N.S. DE ARAGÓN

Organización y estado de fuerza
31 de mayo de 1937

Falangista:
PLANA MAYOR
Jefe Militar: Teniente Higinio Francoy Palacín
Alférez Médico Asimilado: Manuel Albert Lasierra
Capellán: Lucio Elpuente Torrente
Secretario: Sargento Antonio Latas Pueyo
Jefe de Enlaces: Guardia Civil Teodoro Del Olmo Gimeno
Enlace escribiente: Pedro Larroy Lacasa
Enlace ordenanza: Carabinero José Cubelos Novillas
Enlace conductor: Leoncio Bandrés Jarne
Enlace conductor: Miguel Escuer Barcos
Enlace: Florencio Nogueras Jaria
Cocinero: Marino Romeo Bistué
Cocinero: Jesús Vicente Guillén
FALANGE 83
Jefe y Jefe Civil de Centuria: Herminio Pérez Giménez
Sargento: Julio Arasanz Arnal
Sargento: Jacinto Lacasta Sánchez
Camillero: Vicente Castán Castán
Camillero: Toribio Gracia Expósito
1ª ESCUADRA
Cabo: Juan Pueyo Urieta
Falangista: Ramón Roldán Ramón
Falangista: Francisco Rapún Monreal
Falangista: Juan M. Arrudi Bandrés
Falangista: Norberto Aliod Otín
Falangista: Jesús Cajal Camón
2ª ESCUADRA
Cabo: Jorge Urieta Royo
Falangista: Dionisio Pardo Escuer
Falangista: Luciano Blázquez Del Castillo
Falangista: Raimundo Lacosta Azón
Falangista: Ignacio Casajús Paño
Falangista: José Ferrer Iguácel
Falangista: Francisco Atienza González
3ª ESCUADRA
Cabo: Felipe Fernández Maroto
Falangista: Manuel Viejo Palacio
Falangista: Domingo Orós Jarne
Falangista: Emilio Sánchez Sanclemente
Falangista: Urbano Pardo Pardo
Falangista: Mariano Cebrián Acín
4ª ESCUADRA
Cabo: Valentín Cajal Cajal
Falangista: José Gil Oliván
Falangista: Jesús Tresaco Calvo
Falangista: Fernando Miranda Pardo
Falangista: Pascual Oto Juan
Falangista: Antonio Atarés Añaños
5ª ESCUADRA
Cabo: Gregorio Pes García
Falangista: Domingo Fontán Puértolas
Falangista: Magín Lasaosa Escuer
Falangista: Miguel López Segador
Falang ista: Julián Puente Cuartero
Falangista: Eduardo Atarés Ruiz de Salces
Falangista: Tomás Ferrándiz Gibanel
6ª ESCUADRA
Cabo: Aquilino Lardiés López
Falangista: Jesús López Orús
Falangista: León Pedro García
Falangista: Elias Rivarés Sarasa
Falangista: Félix Encontra Lasierra
Falangista: Mariano La franca Monzón
FALANGE 84
Jefe Sargento: Jesús Olavarrieta López
Sargento: Frutos Giménez Pueyo
Sargento: Eduardo Sanagustín Expósito
Camillero: Manuel Nasarre
Camillero: Angel Atarés López
1ª ESCUADRA
Cabo: Celedonio Cajal Puértolas
Falangista: Mariano Artero Berdún
Falangista: Tomás Estaún Pardo
Falangista: Ignacio Gascón Santolaria
Falangista: José María Galindo Giménez
Falangista: Ramón Puyuelo Pueyo
2ª ESCUADRA
Cabo: Francisco Oliván Pérez
Falangista: Luis Puey Abadías
Falangista: Clemente Gil Casasús
Falangista: Jesús Gracia Fanlo
Falangista: Jesús Labarta Avellanas
Falangista: Ricardo Camín Mairal
3ª ESCUADRA
Cabo: Jorge Bandrés Jarne
Falangista: Lorenzo Gracia Casbas
Falangi sta: Segundo Escartín Miranda
Falangista: Antonio Giménez López
Falangista: Baldomero Martínez Sasal
Falangista: José Labarta Monzón
4ª ESCUADRA
Cabo: Francisco Riazuelo Sánchez
Falangista: Marinao Costa Ramón
Falangista: Ramón Escartín Lalaguna
Falangista: Laureano Lacasta Sánchez
Falangista: José Mallada Lasierra
Falangista: Sebastián Mañas Lasauca
5ª ESCUADRA
Cabo: Blas Grasa Escuer
Falangista: Germán Périz Azón
Falangista: Mariano Marcuello Alastruey
Falangista: Eugenio Juan Escuer
Falangista: Loren zo Abad Alastruey
Falangista: José Trullengue García
6ª ESCUADRA
Cabo: Daniel Urbán Belio
Falangista: Santos Gavin Gil
Falangista: Manuel Arias Oncins
Falangista: Ciriaco Campo Pardo
Falangista: José Rey Betés
Falangista: Lorenzo Crespo Crespo
Falangista: José López Escar
FALANGE 85
Jefe: Guardia Civil Miguel Arnal Pérez
Guardia Civil: Aniceto Bescós García
Guardia Civil: Matías Fernández García
Camillero: Nicolás Oliva Atarés
Camillero: Andrés Piracés Lasierra
1ª ESCUADRA
Cabo: Pascual Sanagustín Galindo
Falangista: Saturnino Abadías Azón
Falangista: Gregorio Pardo Pardo
Falangista: Santiago Piedrafita Sesé
Falangista: José Gil Gracia
Falangista: David Ciprés Sarsa
2ª ESCUADRA
Cabo: José Belarre Boned
Falangista: Rubén Villacampa Lardiés
Falangista: Marino Ara Pérez
Falangista: Joaquín Bergua Pérez
Falangista: Elias Mallada Vera
Falangista: Ramón Acín Bailo
3ª ESCUADRA
Cabo: Luis Sánchez Coronas
Falangista: Antonio Borao Callao
Falangista: Antonio Campo Pérez
Ignacio Sánchez Sanclemente
Falangista: Julián Casanava Justes
Falangista: Germán Esco Carrey
Falangista: Antonio Bara Escartin
4ª ESCUADRA
Cabo: Pablo Sánchez Aso
Falangista: Julián Lanaspa Sanclemente
Falangista: Domingo Gracia Gracia
Falangista: Manuel Español Expósito
Falangista: Manuel Aso Bayona
Falangista: Hermenegildo Sanagustín Viñuales
5ª ESCUADRA
Cabo: José Noguera Vengut
Falangista: Eugenio Castán Urós
Falangista: Paulino Navarro Piedrafita
Falangista: Adolfo Bandrés Escuer
Falangista: Máximo Atarés Buen
Falangista: Manuel Lasierra Otal
Falangista: Francisco Querol Liarte
6ª ESCUADRA
Falangista: Pablo Pano Pérez
Falangista: Donato Bergua Lacasa
Falangista: Pedro Gil Gil
Falangista: José Usieto Abadías
Falangista: Melquiades Cano Girieva
Falangista: Jesús Pontac Ráfeles

[1] Diario de Operaciones de la 2ª Centuria de la 10ª Bandera de F.E.T. y de las J.O.N.S. de Aragón.
[2] Abundantes referencias antes de que la censura militar se hiciese más estrictas aparecen en las publicaciones jacetanas "La Unión" y "El Pirineo Aragonés".
[3] Véase la obra de José María Gironella "Los cipreses creen en Dios".
[4] En las últimas elecciones democráticas del 16 de febrero de 1936 Falange Española había obtenido en Sabiñánigo un único voto.
[5] Las unidades de combate de Falange Española tenían sus propias denominaciones, distintas a las tradicionales del Ejército, aunque con equivalencias significativas. Así, una falange era equivalente a una sección de infantería; una centuria a una compañía; y una bandera a un batallón.

Revista SERRABLO
Principio de página www.serrablo.org Anterior Siguiente


© Amigos de Serrablo, serrablo@serrablo.org
Actualización: 20/06/1999
http://www.serrablo.org/revista/s100/s100-13.html