Aquilué, en el Valle del rio Matriz

Aquilué es topónimo ibérico que significa lugar de águilas -Aquilur, Aquilui y Aquiluei se llamó en tiempos remotos-, nombre que aparece por vez primera en documento fechado en 1014, que figura en la colección correspondiente al Monasterio de San Juan de la Peña. El poblado se halla situado en un llano, a 690 metros de altitud, en la cuenca del río Matriz, corriente fluvial de corta trayectoria, pues nace en las laderas de Monrepós para desembocar en la margen izquierda del Gállego, en el propio término de su nacimiento, en las proximidades de Caldearenas, hoy capital municipal.

El valle, a la vera de la Sierra de Javierre o de Bonés, cuya más alta cima es la de Presin -1.621 m.-, es hermoso, soleado, apacible e idílico, salpicado de pueblecitos, desplegados a orillas del río, en una recta sucesión iniciada en lo alto por la Pardina de Escusaguat y seguida por Serué, Aquilué, Aguces, Caldearenas, Estallo y Latre, todos unidos por viejos caminos. Una vez más encontramos en este paraje el valle, el camino, el río, y a ambos lados la cárdena montaña, paisaje plácido que tanto se repite en el viejo suelo altoaragonés; y en una eminencia montuosa, solitario, campea el santuario de Nuestra Señora de los Ríos, patrona del entorno; y cerca de ella, la Cueva de la Mora con su bella leyenda de los peines de oro. Planea el águila, majestuosa, en el aire limpio del Valle y traza círculos cerrados sobre los caseríos, otea minuciosamente el paisaje abierto de lejanía, los campos, los montes y las barrancadas, vigila desde la altura cualquier síntoma de vida que pueda interesarle como alimento; puede ser que viva en la cercana montaña, que éste sea su territorio, que sepa que esta tierra, colmada de fuentes, huertos, frutales, encinares y campos de cereal, lleva su nombre. O quizá, que es feliz en este paraje, pleno de calma, en el que parece que el tiempo ha parado su paso.

Todos estos pueblos fueron, en los pasados siglos, de señorío secular o eclesiástico éste último correspondiente al Arcediano de Laurés de la Catedral jacetana-. En artículo anterior hablamos dé los Abarca que ejercieron su dominio temporal, jurisdicción civil y criminal y mero y mixto imperio sobre Serué y San Vicente y en el primero de ellos aún quedan, en un altozano, dominando las casas y separados de ellas, los restos de su palacio; y desde los tiempos del Rey Sancho Ramírez de Aragón existe memoria de la estirpe de los Pomar como caballeros mesnaderos, distinguiéndose el llamado Pedro Ximénez de Pomar en la conquista de la Villa de Bolea, arrojo guerrero que fue premiado por dicho monarca con los Señoríos de Latre y Javierrelatre, heredados luego por su hijo Blasco de Pomar, quien al servicio de Ramiro II el Monje, fue autor de la toma del pueblo de Salillas, que transmitió a su descendencia como feudo. La restante historia de los lugares del Valle de Aquilué, no demasiado conocida, parte de los primeros tiempos del Reino aragonés -en 1066 se cita a un Escribano llamado Galindo, residente en Aquilué y de la estirpe de Sancho Galíndez y su mujer Urraca, que ejercieron su dominio sobre éste y otros pueblos- y siguió unida a la de los Señores que allí moraron o tuvieron sus posesiones.

Tuvieron en estos lugares sus casales algunas familias Infanzonas, que vamos a relatar:

-JANUAS.- Este apellido tuvo su origen en el lugar de este nombre de la Ribera de Fiscal, siendo uno de sus primeros miembros conocidos Pedro de Januas que cursó la carrera eclesiástica y ocupó la Sede episcopal de Zaragoza en 1274. Otro de ellos llamado Juan Garcés de Januas, asistió como hidalgo a las Cortes aragonesas celebradas en 1301. Su descendiente Ramón de Januas fue Señor del lugar de Latre ejerciendo, por provisión expedida en 1506 del Rey Fernando el Católico, el cargo de Comisario Inquisidor de los Oficiales Reales. Jaime de Januas y Novalles, residente en el pueblo de Valdejasa, ganó en 7 de septiembre de 1588, ante la Corte del Justicia de Aragón, su Ejecutoria de Infanzonía en mérito a la nobleza de sus ascendientes.

-LASAOSA.- Los establecidos en la Pardina de Escusaguat procedían del casal de .
este linaje sito en el lugar de Ipiés. Entre los años 1536 y 1545, el escultor llamado Pedro Lasaosa, que formaba parte del equipo de los eminentes artistas Miguel de Palaranda y Juan de Moreto, trabajó en los retablos mayores de Alquézar, Colunga y, Sallent de Gállego, así como en el alero -desaparecido- de la Casa Consistorial de Jaca.

En 1605 desempeñaba el oficio de Justicia de dicha Pardina el Infanzón Domingo Lasaosa; y en 1787, siendo Alcalde Ramón Lasaosa, se hacía constar que tanto él como Vicente Lasaosa, allí avecindados, así como todos sus ascendientes, habían sido considerados siempre como verdaderos Infanzones e Hijosdalgo en virtud de las Firmas posesorias que en su tiempo había presentado al Concejo, figurando sus Armas en una capilla de la Iglesia parroquial.

-LÓPEZ DE ANSÓ.- Este linaje se inició en Aquilué con la llegada, en los años de 1600, de Domingo López de Ansó, procedente de su casal en la Villa de Ansó, para contraer matrimonio con María Rapún, siendo padres de Fray Francisco -Religioso de la Orden de San Juan y Prior de la Iglesia de Aniés-, Miguel que casó en Aniés con Josefa Otal- y Juan López de Ansó y Rapún, quien permaneció al frente de la casa y posesiones de Aquilué, teniendo descendencia por la que se ha conservado el apellido en esta localidad.

-MONTAÑÉS.- El Rey de Armas de Felipe IV, Juan de Mendoza, en certificación expedida el 16 de octubre de 1656, hacía constar que este apellido era de los más nobles e insignes de Aragón, citando, entre otros miembros del mismo, al Infanzón Martín Montañés, dueño del casal radicado en el lugar de Serué, en la comarca de Jaca, del cual descendió Miguel Montañés, quien trasladó su residencia a Mahón, en la Isla de Menorca, en cuya plaza era Clavario en el año 1554, contrayendo nupcias con Francisca Pou, de la que tuvo sucesión.

-RAPÚN.- Este antiguo linaje, que según la tradición tiene su origen en dos caballeros hermanos llamados Bernardo y Miguel que al servicio de los reyes aragoneses participaron destacadamente en la conquista de Sicilia; a su regreso tuvieron su asiento y levantaron casal en la localidad de Arto, en el término de Orna, donde siempre fueron considerados como Infanzones y poseyeron capilla y enterramiento propio en su iglesia parroquial, y desde el que, una rama, pasó a residir al lugar de Navasa; y de ésta procedió:

I.- Francisco Rapún y Acín, hijo de Pedro y Martina, casado con María Latrás, que trasladó su residencia a Aquilué, en cuyo lugar ejercía como Rector de la parroquial su hermano Mosen Juan Rapún y Acín.

II.- Agustín Rapún y Latrás, hijo de Francisco, quien ganó Salva de Infanzonía ante la Corte del Justicia de Aragón en 1646. Contrajo matrimonio el 19 de marzo de 1638, con Agustina Périz de Cruzat, de la que nacieron José-Joaquín- y Teresa, permaneciendo en el casal de Aquilué, en donde otorgó testamento en 22 de septiembre de 1673. Su hermana María celebró nupcias con Domingo López de Ansó.

III.- José-Joaquín Rapún y Pétriz, bautizado en 6 de marzo de 1644, admitido como Hijodalgo en 1673; desempeñó los oficios de Regidor en 1674 y Alcalde en 1677 y casó con María Luis, natural de Chimillas, en 24 de junio de 1673.

IV.- Luis Rapún y Luis, heredó la casa y patrimonio familiar en Aquilué continuando el apellido en sus descendientes. Su hermano Lucas Rapún y Luis, nacido el 6 de agosto de 1679, pasó a convolar al lugar de Banastás, en donde celebró matrimonio el 3 de julio de 1701, con María de Banzo y fue Alcalde en los años 1715 y 1718, falleciendo en 22 de abril de 1722. De ellos nacieron: Antonio (que siguió al frente del casal de Banastás), Agustín (que fue a con volar al lugar de Cuarte), Jacinta (que casó en Huesca), Lucas (que cursó estudios eclesiásticos y tras muchos años como Párroco en diversas localidades, fue designado Canónigo de la Catedral Oscense en 1804, ejerciendo como Examinador Sinodal) y Nicolás-José Rapún y de Banzo, éste nacido en 6 de diciembre de 1715, que ingresó en la Orden de Santiago como Caballero en 1752 y ganó como titular la Ejecutoria de Infanzonía expedida en la Real Audiencia de Aragón en el mismo año.

DOCUMENTACIÓN: Archivo Histórico Prov. Zaragoza-Padrones de Infanzones. Varios.-Linajes de Aragón, tomo IV, Huesca.