Historia

warning: Creating default object from empty value in /usr/home/serrablo/www/modules/taxonomy/taxonomy.pages.inc on line 33.
Historia
Imagen de Garcés Romeo, José

Un sabiñaniguense en la guerra de Cuba

En el último cuarto del siglo XIX, Sabiñánigo era un pueblo como tantos otros de la comarca en el que el medio de vida fundamental giraba en torno a las ocupaciones agroganaderas. Su población, junto con El Puente con el que formaba Ayuntamiento, oscilaba entre los 250 y 300 habitantes distribuidos en 42 casas. Eso sí, un acontecimiento importante iba a cambiar el devenir de la población: la llegada del ferrocarril en 1893.

Imagen de Garcés Romeo, José

Algunos comentarios sobre un libro: El Beato del Abad Banzo, un apocalipsis aragonés recuperado

Con la primera parte del título igual a éste escribía, en diciembre de 1997, un artículo en esta revista con una misma finalidad: salvaguardar desde “Amigos de Serrablo” la dignidad de don Antonio Durán Gudiol y mantener viva su memoria. En aquella ocasión venía a cuento por las poco acertadas apreciaciones de don Manuel García Guatas hacia don Antonio en lo tocante a su teoría sobre las iglesias serrablesas. En esta, es un compañero del anterior, don Fernando Galtier, quien insiste en lo mismo. Siempre mostraron indiferencia y hasta un cierto menosprecio hacia don Antonio, pero una vez fallecido podían cesar ya en el empeño. Y es que no nos molesta su discrepancia por sostener una teoría distinta sobre estas iglesias. No. Nos molesta su forma de manifestarla. En fin, vayamos al grano. Recientemente ha salido a la luz un precioso libro sobre el beato del abad Banzo y en algunas páginas se hace alusión, por parte de don Fernando Galtier, a las iglesias serrablesas. Acontinuación reproduzco algunos párrafos para que nos situemos en el asunto mejor. Veamos:

Barbenuta y Espierre, en el Serrablo

Cercanos a la villa de Biescas, al oriente de la misma y formando parte de su municipio, Barbenuta y Espierre, a un kilómetro de distancia uno de otro, ocupan lo que geográficamerite se denomina Valmenuta, Vallemenuta o Val de minuta, nombres antiguos del primero de ellos, mientras el segundo ha conocido, además de su actual topónimo; los de Spierr y Spier.

La historia documentada de Barbenuta se inicia con su primera cita en el año 1061, reinando en Aragón Ramiro I; y desde aquella fecha sus gentes han participado, especialmente en los años medievales, en todas las hazañas que los guerreros aragoneses realizaron para la conquista de los territorios que luego formaron el Reino.

Capitulaciones matrimoniales y firmas de dote en el Alto Gállego

1593, mayo, 10. Isín.
Jaime Villacampa, cédula protocolizada el 13 de octubre de 1593.
ff. 246 v.-248. AHPH

Sabiñánigo, la estación y el Balneario de Panticosa

Se podría considerar que Samianigo, o Sabiñánigo, y el Balneario de Panticosa tuvieron en cierto modo una historia común, por haber contribuido ambos a su desa rrollo económico en tiempos pasados, uno como enclave de acceso y camino de paso al Balneario y otro como destino elegido por los viajeros desde Zaragoza o de más lejos, de toda España, para la mejora de su salud.

De Santa Orosia a la Bolsa de Bielsa

Adjuntamos con este título el testimonio de Porfirio Lorea Ayerdi, combatiente republicano en el Puerto de San Orosia (Batallón de la FETE). A través de él encontraremos detalles de la lucha en esta montaña, los combates para tomar Biescas y la retirada posterior hacia la Bolsa de Bielsa.
El testimonio ha sido encontrado a través de Internet y lo han traducido del francés Merche López y José Manuel Ara (Amigos de Serrablo).
El trabajo de recogida oral lo hizo Gilda Ayerdi durante los años 1999-2000 y se integró en la búsqueda de documentos sobre la Guerra civil española que dirige Christian Manso (Universidad de Pau y de los países del Adour).

Torres en Serrablo

PARDINA DE ESTAÚN.
Vestigios de fortificación.

Entidad despoblada de propiedad privada a 987 m de altitud, perteneciente al municipio de Sabiñánigo. Acceso desde la vertiente norte del puerto de Monrepós, por el antiguo trazado de la carretera, más 40 minutos a pie.
El emplazamiento es de alto valor estratégico y estuvo fortificado en el medievo, enlazando visualmente con Castiello de Guarga. Al este, en la parte baja del cordal montañoso se ubica el despoblado de Cérceles, donde se ha localizado una moneda de Sancho Ramírez.

Un apunte genealógico de la población de Escuér. El censo electoral de 1900

La convulsa experiencia que había significado la I República española concluyó con el golpe de Estado del general Pavía y, finalmente, con la restauración de la monarquía borbónica en la figura de don Alfonso XII. Dicha restauración trajo consigo, en 1876, la confección de un nuevo marco institucional representado en la Constitución canovista de ese año. Constitución que representó el nuevo marco de referencia en el que insertó, a su vez, un sistema político-electoral caracterizado, en esencia, por un fuerte sesgo conservador e, incluso, contrarrevolucionario.

Abellada y Azpe, en el Serrablo

Sobre la zona septentrional de la Sierra de Guara una serranía llamada de Aineto sirve de telón de fondo al Valle de Nocito; en sus laderas, a 1221 metros de altitud, Abellada -llamada hasta finales del siglo XIX Abellana- es lugar deshabitado de propiedad particular. Antiguo poblado ya existente en 1038 en que, según las crónicas, el abad Banzo de Fanlo y los habitantes de Avellana, ante el rey Ramiro I de Aragón, llegaron a un acuerdo sobre el pago por aquellos de las décimas. Era pues un pueblo con larga historia.

Capitulaciones matrimoniales y firmas de dote en el Alto Gállego

1695, Marzo, 3. Sabiñánigo.
Cédula protocolizada en Aurín por Pedro Simón Guillén el 29 de mayo del mismo año, ff. 23 v.-27. AHPH.

Capitulaciones para el matrimonio de Andrés Estaún y Ana María del Puente. El es cabalero y aporta su caudal de cien libras. Su padre le da un macho y 50 reales en salarios por tejer piezas de tela. El tío de ella le dona todos sus bienes, a condición de ser señor y mayor y que el nuevo matrimonio los mantenga a él y a su mujer durante sus vidas. Los donantes garantizan que la hacienda no sufrirá menoscabos por su causa.

Distribuir contenido